× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Cuando todo se derrumba, la vaca siempre está
27.06.2020 | 07:51

Tarde o temprano, el mercado de gordo, tenía que reaccionar, con un ternero que sigue superándose en cada remate, los precios del consumo, tendrán que acomodarse, por escases, por inflación, por reajuste de relación reposición, por ser la carne un producto que va a seguir demandándose a pesar de la cuarEterna que nos han impuesto, lo que no sube por si mismo, deberá subir por tracción desde abajo.

La última rueda de operaciones que dejó un total semanal de apenas 20 mil vacunos en Liniers, mostró en las haciendas más livianas, promedios de hasta 105 pesos en novillitos con máximos que treparon hasta los 115$, mercadería que ya hemos planteado, cuesta conseguir en este ya crudo invierno que ahora empezará a mostrar campos naturales más complicados, avenas sazonadas, haciendas destinando parte de su energía a genera calor por sobre sus propias reservas.

Toda esa tracción, mandó también la vaca un poco hacia arriba, más allá de que lo hemos dicho, forma parte de las categorías muy sobreofertadas y que ha sido el puntal del criador, de los operadores y desde ya, de los frigoríficos de exportación.

Dejamos el núcleo principal de esta columna para volver a marcar, que el ternero no ha tenido lo suficiente: hace no más de tres semanas, decíamos con sorpresa, que los 120-125$ eran máximos que asombraban, la semana pasada lo instalábamos con exclamaciones en los 130$ y esta semana cualquier ternero hacía 130$ en las ferias, en las pantallas y en cualquiera de las modalidades, mostró terneros de hasta 142$, siempre hablando de 180-190 Kg, situación que remarcamos también, es casi imposible encontrar en un negocio directo a campo.

El otro ítem imparable es por un lado la ternera, que ha acompañado estoicamente en valores al macho, donde hay mucho pedido de ternera de reposición, donde el vientre nuevo es buscado, pagado y sin grandes plazos, en esta Argentina que ha dejado la financiación de lado, entendiendo que no hay estado que acompañe en cualquier actividad privada, salvo aquellas que digno de un trasnochado, pretenda expropiar. Por eso, hoy un vientre de 90 días de plazo, es oro en polvo, más aún cuando la parición ocurra dentro de ese plazo, encontrándose también la situación de que el techo en valores, parece no haber llegado para esas categorías.

Lo dijimos hace un tiempo, todas son señales de un peso que se ha destruido y que la devaluación oficial –la otra hace rato nos acompaña- tarde o temprano deberá llegar y nadie quiere encontrarse en esos momentos, con una moneda nacional en los bolsillos.

Es el país de las vacas, lo ha sido siempre y las señales del mundo y de los negocios, nos siguen mostrando la misma tendencia. Con clima, con gobierno, con política o sin todos ellos, la vaca siempre está, a las pruebas me remito.

Carlos Bodanza

Para Nuestra Tierra – Radio Colonia y Campo Total web