× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
El frío, se adueña de todo
28.07.2020 | 07:19

El whatsap suena temprano, los mensajes llegan y en ciudades provinciales, las temperaturas bajo cero se convierten el algo cotidiano. Un productor se baja del tractor y al ver la hacienda amontonada en la bebida intenta romper el hielo con la bota: termina parado arriba del bloque y con un fierro logra su cometido no sin poco esfuerzo. Eso se vive en plena provincia de Buenos Aires, lejos de la mortandad extrema que en la Patagonia sufren cientos de ovejas y vacunos. 

La mañana en Bahía Blanca, mostró en la perisferia el termómetro marcando los -3° con una térmica de -8°. Las heladas se sienten en toda la región.

Preocupación de las entidades

Ante las fuertes nevadas que afectan a amplias regiones de la Patagonia donde se realizan cría bovina y ovina, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) alertó que, en medio de problemas de infraestructura y falta de medidas que acompañen a los productores, la zona "va camino a un destino de desaparición productiva". Hoy los productores afrontan una fuerte reducción del forraje e inconvenientes para el manejo de su ganado. En Río Negro, por ejemplo, la capacidad de producción se redujo de 50 a 80%.

"Hace fácil 20 años que no tenemos una nevada así", dijo hace unos días a LA NACION Rodolfo Mayer, productor ovino de la zona de Los Menucos, al sur de la provincia de Río Negro.

"Este invierno ha sido muy duro para la zona. Las temperaturas extremas complican la vida y el trabajo de los productores", agregó Baldomero Bassi, presidente de la Federación de Sociedades Rurales de Río Negro.

En este contexto, según CRA, la situación de fuertes nevadas que complican la actividad "pone de manifiesto las pésimas condiciones de infraestructura que dominan esa región: rutas, caminos, alcantarillas, servicios de comunicación telefónica e internet, gas, electricidad, que colapsan frente al fenómeno y complejizan los intentos de rescate de pobladores, familias, trabajadores y productores, así como las pérdidas de hacienda en un proceso de deterioro que se verá agravado en las próximas semanas".

La semana pasada, por ejemplo, en Río Negro el gobierno provincial decretó la emergencia para los productores y los eximió de impuestos inmobiliarios rurales por un año. Señaló que hay lugares donde la capacidad de producción se redujo un 50% y en otros hasta 80%.

En tanto, para la entidad ruralista, la ley de emergencia nacional (cuenta con fondos congelados por $500 millones desde 2009) "no tiene efectos prácticos relevantes; suspender el pago de algunos impuestos por breve tiempo no atiende el problema central que es la pérdida de capital, recursos e ingresos, que por falta de políticas de financiamiento condicionan a una muy lenta recuperación o hasta la imposibilidad futura para muchos pequeños productores".

Para CRA, el ministerio de Agricultura, Luis Basterra, ante el panorama actual "es un pasivo observador de la situación; no un protagonista de medidas preventivas y paliativas urgentes".

"Una región poco poblada y con superficies inmensas va camino a un destino de desaparición productiva, cuando el país y el mundo demandan más nuestros productos sanos y renovables; es tiempo que el Estado Nacional, de una vez por todas, equipare al sector rural de la Patagonia integrándolo al resto del país y no dejándolo librado a su suerte", afirmó CRA.

Por otra parte, en la red Twitter la Sociedad Rural Argentina (SRA) expresó que puso "a disposición de productores y autoridades locales" su red de directores y delegados zonales.

En la Patagonia

La región patagónica argentina sufre en estos días uno de los peores inviernos de los últimos años, con temperaturas más de 20 grados bajo cero y también intensas nevadas. La ola polar desencadenó además una nueva crecida en los ríos de la región, por lo que desde este jueves el Limay elevó su nivel a 1.200 metros cúbicos por segundo, según informó la prensa local, lo cual impactará en las zonas pobladas a partir de mañana.

En tanto, se prevé que el río Neuquén incremente su caudal seis veces y que el mismo impacte en el río Negro que pasará a tener un caudal de 1.500 metros cúbicos por segundo desde el sábado y posiblemente durante unos diez días.

Las nevadas de las últimas horas hicieron que varias rutas estuvieran cortadas, como así también la apertura del cerro Catedral para esquiadores de Bariloche que estaba prevista para este miércoles recién pudo concretarse hoy al mejorar un poco las condiciones climáticas. También se registraron nevadas en las provincias de La Pampa y en Neuquén.

Entre otros inconvenientes causados por el clima, se conoció en las últimas horas que un temporal de nieve y viento derribó unas 37 torres de la línea Futaleufú-Madryn, que une la Hidroeléctrica Futaleufú con Aluar, y es operado por la firma Transpa, según indicó el Diario Jornada.

Si bien el inconveniente no tuvo impacto en la provisión del servicio eléctrico a usuarios domiciliarios, se estimaba que recién en tres semanas podrían comenzar las tareas de reparación.

En tanto, en Río Negro las autoridades declararon la Emergencia Agropecuaria y/o Desastre Agropecuario en seis departamentos del oeste provincial (Bariloche, 9 de Julio, 25 de Mayo, El Cuy, Ñorquinco y Pilcaniyeu) por el mal clima.

Mientras, en la localidad pampeana de 25 de Mayo se registró también una fuerte caída de nieve, y es la segunda que ocurre en esa provincia: el pasado 14 de julio nevó en el paraje rural de Chos Malal ubicado en el extremo oeste de la provincia.

Fuente: Noticias Argentinas