× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Eficiencia en pastoreo directo
30.07.2020 | 07:26

Aumentar la eficiencia física y económica de la  es imprescindible para hacerla competitiva y complementaria de la agricultura. Dado que la producción de  en Argentina es de alrededor del 50 % de la informada en regiones del mundo con ambientes similares, trabajar en aquellas tecnologías ligadas a la producción y utilización de forraje tendrá un impacto principal en sistemas pastoriles.

El mejoramiento de la eficiencia de cosecha de forraje no es la simple concentración del ganado en superficies pequeñas, lo cual a menudo provocará problemas de sobrepastoreo y reducción de la vida útil de las pasturas. En cambio, debe basarse en los requerimientos de manejo de las distintas especies forrajeras a través del año.

La trayectoria argentina en ganadería permite contar al presente con semillas de calidad y prácticas de implantación y protección que permiten asegurar pasturas productivas y persistentes. De igual modo, se dispone del potencial genético animal adecuado. Sin embargo, cuando el animal pastorea a menudo no logramos optimizar el consumo de forraje. A diferencia de los cultivos agrícolas que cuando la cosechadora tira grano se corrige, si los animales dejan forraje sin comer en la mayoría de los casos no se cuantifica.

La CARGA ANIMAL (cabezas/ha) es una variable de largo plazo, que representa la cantidad de animales que admite un sistema ganadero según la base forrajera (oferta) que presenta. Depende principalmente de características ambientales, económicas y preferencias del productor. Sin el  de este factor inevitablemente habrá sobre o sub , ocasionando efectos negativos sobre la producción de los animales, de las pasturas o de ambos.

Solo después de resolver la carga animal, se puede actuar sobre la EFICIENCIA DE COSECHA:

Eficiencia de cosecha (%) = Forraje consumido/ha                                        x100

                                             Disponibilidad de forraje previa al pastoreo/ha

Forraje consumido= disponibilidad previa - posterior al pastoreo animal

 

 

Se estima que la eficiencia de cosecha promedio nacional no supera el 40%, mientras que los niveles potenciales alcanzados en sistemas intensivos del país y el extranjero rondan el 73%. La estimación por distintas metodologías de la producción forrajera pre y post pastoreo permitirá conocer el nivel de eficiencia de cosecha con que se está trabajando.

A continuación, se ejemplifica el impacto de baja y alta producción de forraje y eficiencia de cosecha sobre la producción de leche (se estiman 10 kg/ha de materia seca-MS para obtener 10 l de leche):

Se observa que con 3000 kg/ha MS inicial, un aumento de 40 a 70% en la eficiencia de cosecha incrementará la producción láctea 75% (1.200 a 2.100 l/ha de leche).

¿Qué ocurre si con fertilización u otra tecnología se eleva la producción de forraje de 3.000 a 4.000 kg/ha MS? El gasto para obtener 1.000 kg más de forraje no se traducirá en más leche si ese diferencial de forraje no es consumido. Es el caso de 4.000 kg/ha MS pastoreada con 40% de eficiencia de uso, el cual no alcanza la leche producida con 3.000 kg/ha MS y 70% de eficiencia (1.600 vs 2.100 l/ha de leche).

Lógicamente, la combinación óptima de 4.000 kg/ha MS producida y 70% de eficiencia de cosecha arrojará la producción de leche superior (2.800 l/ha de leche).

Entre los principales factores para manejar el forraje con eficiencia elevada se pueden citar: utilización del alambrado eléctrico, pastoreo con lotes de animales iniciadores y seguidores, cierre de lotes para henificar o ensilar y suplementaciones estratégicas. Es importante tener en cuenta que para obtener elevadas eficiencias de cosecha por hectárea, debe resignarse algo del consumo individual potencial.

Una experiencia con novillos en la EEA Concepción del Uruguay del INTA es ilustrativa. La carga animal se ajustó al crecimiento estacional de una pastura de alfalfa pura, realizándose cambios diarios o semanales de la pastura. La producción anual de forraje no se alteró con el manejo del pastoreo y fue de 6.315 kg/ha MS (promedio de 2 años). Sin embargo, con cambios diarios de franja se logró una eficiencia de cosecha de 69% y con cambios semanales 44%. Obsérvese cómo con una medida de manejo sencilla como es el uso intensivo del alambrado eléctrico se aumentó un 25% la cosecha de forraje.

Finalmente, y como síntesis, es importante retener dos conceptos: es imprescindible medir para conocer donde están las deficiencias del esquema productivo, y no siempre lo más costoso da los mejores resultados, como la producción de leche obtenida aumentando la producción de forraje sin elevar la eficiencia de cosecha.

Infocampo