× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Materia orgánica: aprendizajes para no olvidar
10.09.2020 | 07:03

El Simposio de Suelo “Gabriel Garnero” en el XXVIII Congreso Aapresid “Siempre Vivo. Siempre Verde”, incluyó este martes a Joao Carlos Moraes, viejo conocido de la Asociación que desde el Brasil gaúcho habló de Materia orgánica del suelo en sistemas bajo siembra directa: lo que aprendimos, cuáles fueron los avances y lo que esperamos para el futuro.

Moraes destacó que hay 25 años de investigación continua y “la inspiración fue la madre naturaleza y debemos preguntarnos cuáles son las lecciones que nos ha dejado”. Observó que en los bosques está cubierto de verde todo el año, con diversidad, que forma una estructura original del suelo, con flujo continuo de Carbono, aire, agua y nutrientes que interactuan con los atributos químicos, físicos y biológicos. Se puede apreciar que en suelos sin perturbación antropógénica, la estratificación de la matería orgánica y nutriente ocurre con la profundidad del suelo. “Cuando vamos bajando es un proceso natural regido por el aporte coninuo de Carbono, plantaas y animales que va enriqueciendo la capa superficial”, dijo. Cuando se comenzó con la producción de alimentos se desmontó y se desforestó, y se perdió todo el contenido de Carbono de la vegetación. Luego se perdió más con los trabajos de nivelación de suelos. “La consecuencia fue el colapso total de la estructura natural que hacía en control del flujo del aire, del agua y de los nutrientes”, describió. “Cuando rompimos el suelo atacamos los microorganismos que van consumiendo los componentes más importantes de la materia orgánica”, y cuánto más intensa es la labranza, más se dispersan las microestructuras y da lugar a la compactación. Moraes indicó que “en una región subtropical con suelos arcillosos y con distribución regular de lluvias sin período seco prolongado, las pédidas de Carbono son más pronunciadas en la capa superficial (los primeros 20 centímetros) y con migración de Carbono labil a capas más profundas”.

Otro dato compartido es que cuando mayor es la temperatura media anual y asociada a un régimen de lluvias con un período seco prolongado y sin cobertura de suelo en ese tiempo, mayores son las pérdidas de Carbono en profundidad. Dijo Moraes: “cuanto mayor sea la fertilidad del suelo, asociada a una temperatura media anual alta y un régimen de lluvia reglar y sin cobertura de suelo, mayores serán las pérdidas de Carbono en las capas superficiales y profundas”. Cómo es posible lograr equilibrio. La estrategia para tener éxito y lograr un sistema productivo sostenible debe intenficiar las inversiones en Carbono teniendo presente tres pilares; a saber: la cantidad (toneladas por hectárea), la calidad (graminea, leguminosa o mezcla) y la frecuencia (una, dos o tres veces por año).

El Dr. Moraes dejó cinco puntos para guardar y revisar periodicamente. 1- No es necesario talar un árbol para aumentar la producción de granos. 2- Se debe producir más, con menos, reduciendo pérdidas, reciclando más y optimizando lo que se utiliza. 3- Cerrar las ventanas entre la época de lluvia y la época seca usando puentes verdes de cultivos de servicio o rastrojo, para evitar pérdidas. 4- Practicar rotación de raíces con plantas que desarrollan raíces profundas, agresivas, robustas y tolerantes a la acidez y a la escasez de nutrientes. 5- La intensifcación de la agricultura conservacionista se basa en el suministro de Carbono siguiendo los pilares cantidad, calidad y frecuencia en la adición de rastrojo y raíces.

Fuente: Prensa Aapresid