× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Punto a punto, los requerimientos del ovino
13.01.2021 | 06:46

A pesar del crecimiento que ha tenido en el último tiempo la producción ovina en la zona se sabe que las superficies están acotadas.

Más allá de que no siempre están bien estacionadas, es muy importante el momento del año para poder llegar con una buena suplementación para mejorar el pastoreo que tenemos.

“Sin dudas, la ganadería queda cada vez más acotada por la agricultura y las ovejas, dentro de la ganadería, son las que van a lugares más limitados y con menos superficie”, afirmó Cecilia Inchausti, ingeniera agrónoma, especialista en nutrición animal y titular de Balanceados Crecer

Y agregó: “el ovino tiene la gran ventaja de poder utilizar forraje de menor calidad porque necesitan menor densidad proteica en su dieta y tienen una alta capacidad de selección. Es muy importante que lo aprovechemos con nuestros campos naturales o con las mismas pasturas que les ponemos”.

 

¿Cuándo podemos tener un buen impacto con la suplementación?

-El mejor momento o el de mayor retorno, para mí es cuando utilizamos la suplementación en el preparto o periparto. En general, en el servicio no tenemos problemas fertilidad porque nuestras ovejas están bien alimentadas, entonces con poquito que mejoremos la fertilidad corporal, se lograr estimular y tener más melliceras y demás.

Asegurar una buena nutrición en los últimos 45 días de la preñez hace que impacte directamente en la producción de leche. Es decir, mejoramos la cantidad de producción de leche y disminuye la viscosidad, por lo cual, el cordero puede mamar más fácil y rápidamente. Esto hace, sobre todo cuando la parición se da cuando tenemos problemas climáticos, que el cordero establezca rápidamente la relación con la madre.

Además, como el último período es cuando aumenta el peso del cordero en gestación, nace un cordero pesado y ese cordero más pesado también es más vivaz y tiene mayor cobertura de grasa que hace que la sobrevida se mucho mejor. Es decir, la relación materna es mejor y esto nos asegura un mayor porcentaje de destete.

En general con las ovejas no es un problema de fertilidad y de preñez, sino es un problema de mortandad en el periparto. Si solucionamos eso con una buena alimentación tenemos garantizada prácticamente la sobrevida.

 

En el caso puntual de la cordera, también es fundamental ese buen crecimiento para una futura fertilidad

-Muchos se preguntan por dónde empezar a intensificar una majada. El punto de comienzo para mí, el que les aconsejo a todos, es enseñar a las corderas de reposición a comer.

Esto es súper fácil, que empiecen con esa interacción de saber comer nos ayuda. Por ejemplo, con una suplementación de dos o tres semanas la cordera ya queda con esa conducta aprendida, y después, cuando nosotros necesitemos como madre suplementarla, ya es mucho más fácil.

Las ovejas en general son duras para aprender y cuando nosotros tenemos que alimentar de emergencia es muy difícil que todos vayan a comer y que todos se acerquen al comedero. Entonces, tener este aprendizaje previo facilita mucho la tarea teniendo en cuenta que después no tenemos mucho personal para atenderlas.

 

En el caso del cordero mucho se habla de que el gran paso para el ovino debería ser llegar a tener un capón un poco más pesado a la hora de la venta para consumo. ¿Qué ítems debemos tener en cuenta para lograr un buen engorde del borrego?

-Comencemos por los tips básicos. ¿Cuándo puedo destetar un cordero? Un cordero se puede destetar cuando duplica su peso de nacimiento, aproximadamente a los 30 días. Ahí ya podemos destetar y mandarlo a un engorde a corral o a una buena pastura con un buen suplemento.

A partir de que el cordero tiene 60 días se puede destetar sobre una muy buena pastura, sin darles una alimentación concentrada.

La ración inicial de este cordero de entre 30 y 60 días tiene que tener 18% de proteínas y alta calidad con base de soja. Después de los 60 días ya podemos empezar a trabajar con otro tipo de proteínas.

Otro tema a tener en cuenta es que ese cordero que desteto a los 30 días tenga una capacidad de consumo del 4,5% de su peso vivo.

A medida que crece baja la capacidad de consumo, un cordero a partir de los 60 o 70 días consume el 4% de su peso vivo, pero siempre se mantiene en esos rangos.

En cuanto a las recomendaciones sobre la dieta; cuando hablamos de machos hay que tener mucho cuidado con el balance mineral. La relación calcio-fósforo tiene que estar por encima de 2 a 1. Además, nosotros trabajamos con el agregado de acidificantes para prevenir más bajando el pH de la orina.

En paralelo, también debemos cuidar la buena cantidad y calidad de agua. Y se puede usar como precaución en algunos casos más cantidad de sal en la ración para provocar que consuman más agua y así evitar los cálculos en los machos.

 

En los machos, ¿si tenemos un buen cordero para futuro padre la nutrición sería en base a la proteína?

-Tenemos que buscar que tengan un muy buen desarrollo. Lo que estamos haciendo nosotros en cabañas es comenzar con alimentación al pie y después, cuando recién están destetados, lo que hacemos es darles suplementación proteica para que cuando sean borregos hayan podido expresar el potencial de desarrollo. Ahí se puede hacer una selección más ajustada.

También, insistimos en el desarrollo seminal que se da en los primeros meses de vida. Si nosotros queremos tener testículos que tengan tejidos productivos y no grasa, debemos alimentarlos muy bien en esos primeros seis meses de vida.

 

¿Cuánto impacta la nutrición, más allá de las razas, en la calidad de lana?

-Cuando alimentamos bien en el último tercio de la gestación lo que estamos logrando, también en el cordero, es mayor cantidad de fibras musculares para la producción de carne, pero también mayor cantidad de densidad de folículos y que estos al principio, recién paridos, maduren en mayor número.

Esto es, para cualquiera de las razas, mayor finura. Entonces, es importante tener una reposición que exprese esa calidad genética.

Infosudoeste