× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Maíz, llega la Re Evolución sin fronteras
07.04.2021 | 06:42

La Regional Bahía Blanca decidió llevar adelante su UPA (Un Productor en acción) en formato virtual. La misma tendrá lugar el próximo 7 de abril de 8:30 a 11:00 hs y podrá verse desde cualquier punto del país mediante la plataforma de eventos de Aapresid Comunidad Digital.  La misma fue grabada el martes 23 de marzo en el establecimiento Hogar Funke, cercano a la localidad de Tornquist.

“Hasta enero venía todo muy lindo, pero después febrero nos jugó una mala pasada. Igualmente, gracias a esa agua que teníamos en el suelo los maíces están buenísimos. En plena floración faltó un poco de agua, pero en marzo juntamos 60 milímetros y por ahora está alcanzando para poder complementar bien el cultivo”, explicó el ingeniero Cristian Kleine.

Este tipo de año también es bueno para sacar conclusiones. La regional de Aapresid, con Gustavo Thiessen a la cabeza, son los que empezaron a generar información. Este año va a ser muy bueno para ver las estrategias con los que son macolladores y los que no, y las diferentes densidades, para ver cómo gastaron esa agua inicial y cómo se manejaron hasta el final del ciclo.

-Exacto, con los macolladores nosotros estamos pensando que son de ciclo más largo, entonces lograr que llenen más cerca de marzo, tirando a abril.

Estamos poniendo fierros calientes en distintas canastas, están los prolíficos que se siembran primero y después vienen los macolladores que son de ciclo más largo y tienen la probabilidad de llenar.

Estamos jugando a dos puntas en ese sentido, siempre hablando lógicamente de baja densidad.

 

¿Qué rango de densidades van a mostrar ahora?

-La densidad que estamos usando en el campo ronda entre las 25 y 27 mil plantas. Llegamos a esa conclusión para asegurarnos el piso. Después, hay ensayos de 25, 35 y 45 mil plantas para ver cómo se comportan.

 

Con respecto a la profundidad de siembra, teniendo en cuenta esa baja densidad, se incrementa o se siembra en la profundidad donde está la humedad.

-Esa es la ventaja que tiene el maíz porque lo podemos sembrar a 5, 6 o 7 centímetros buscando la humedad y lo tenemos garantido. En ese sentido no es como el girasol.

 

Este año, al llover menos, quizás hayas menos problemas de quiebre. El tema es ver qué pasa en situaciones inversas.  

-Estamos viendo quebrados en todas las variedades, no sabemos muy bien cuál es el motivo.

El anclaje está asegurado, en ese sentido hay siempre plantas quebradas, pero no sabemos realmente a qué se debe.

 

¿Los cultivos antecesores fueron diferentes, y si lo fueron, qué diferencias notas y de cuales venían esos maíces?

-El cultivo anterior fue un trigo de 3500 kilos, anterior a eso fue de girasol y antes había sido una cebada. Justamente hay un ensayo donde hablamos de quemado, donde está el barbecho largo y después está el otro donde se sembró el cultivo de cobertura y se mata en agosto. En tanto, el otro se mata en septiembre para ver la diferencia en el secado.

La probabilidad, si el suelo no recupera suficiente agua, es que la quemada temprana realmente nos garantiza todo.

 

¿Qué diferencias pudiste ver?

-Hasta ahora no se está viendo mucha diferencia, después la máquina va a decir realmente cuál es la diferencia.

Estábamos viendo que es muy parecido, cuando ponemos un cultivo de cobertura, el cual logra un desarrollo, y si nosotros garantizamos realmente la muerte del cultivo de cobertura en agosto-septiembre monitoreando cómo está el agua superficial, podemos dar garantido el cultivo de maíz.

No así si lo matamos de septiembre en adelante porque estamos comprometiendo parte de lo que puede ser el rinde.

 

¿Qué profundidad de suelo tiene donde se sembró el ensayo?

-Ese prácticamente no tiene limitante porque pudimos sacar agua hasta dos metros de profundidad. Se hizo la muestra de agua para saber la cantidad útil y marcaba entre 140/150 milímetros al momento de la siembra.

Esto mismo vamos a hacer ahora cuando termine el cultivo para ver exactamente el gasto de agua que hizo la planta.

 

¿Han tenido algún inconveniente con respecto a enfermedades?

-Realmente enfermedades nunca vimos, hay un pequeño ataque de Roya, pero ese ensayo no lo hicimos.

No vemos grandes enfermedades en el maíz, lo vemos como el cultivo prácticamente más seguro.

 

¿Cómo les fue en esa siembra temprana o en fecha de girasol con lo que fue el clima después?

-Este año el girasol hizo 2000 kilos de promedio. Hubo un lote que es interesante comentarlo porque dio 3500 kilos. En tal sentido, si nos vamos al 2016, ahí hubo un cultivo de cobertura, después se puso un cultivo de maíz y dio 8000 kilos. Más tarde se puso un girasol, después pasó a un trigo que se volvió a sembrar con cultivo de cobertura. Luego fue un maíz que dio más de 6000 kilos.

En toda esa secuencia de dos o tres años de cultivos de cobertura, el girasol marcó 3500 kilos. O sea que es una escala de aumento de fertilidad orgánica que tenemos que darle mucha importancia, siempre pensando en un sistema con rotaciones e incorporar el cultivo de cobertura por los menos dos veces en cinco años.

 

Para nuestra zona, donde nos cuesta tanto lograr ese tipo cultivo, esto se debe aprovechar.

-Al suelo también hay que darle de comer. Si nosotros no hacemos una rotación y dejamos al cultivo que vaya acumulando esas raíces y demás, sin mover el suelo porque distorsionamos todo, logramos una infiltración perfecta.

 

Volviendo al centeno, empiezan a salir algunas variedades de ciclos más cortos, o sea pensando en los cultivos de servicio para que dejen más rastrojos a la hora de la cobertura.

-Exacto, ahora seguramente sobre centeno van a hacer algunas selecciones para lograr cultivos más rápidos y si logran encañar en agosto/septiembre ya vamos a tener la ventaja de poder matar tranquilo. Siempre haciendo hincapié en que el centeno no dé semillas porque si lo hace nos puede complicar la vida en el futuro cultivo.

 

En Hogar Funke se hace ganadería e históricamente en el remate de febrero siempre llevan los terneros destetados que este año pesaron 140 kilos. Este fue el dato de qué diferente fue el año para que ese ternero, que tiene siempre el mismo manejo, para que tuviera 15 o 20 kilos más que el peso histórico.

-Esta primavera fue muy buena, realmente la hacienda no sufrió nada, logramos un 90% de preñez y de promedio.

En tanto, la vaquillona dio 96 y en promedio 90%. Justamente ese buen pasto disponible que había logró aumentar casi 20 o 30 kilos al ternero.

En el destete general también dio 20 o 30 kilos más, o sea que arrancamos con animales mucho más pesados en lo que serán los novillos a futuro.

 

¿Cómo es el manejo de la ganadería en Funke?

-Las pasturas realmente no están tirando como uno quiere, entonces el mal necesario es la avena. Si nosotros estamos pensando salir de un verdeo para una gruesa, tenemos que matarlo en agosto.

O sea, tenemos dos tipos de verdeos: los verdeos de ciclo largo y los verdeos de ciclo corto. Los de ciclo largo te dan la ventaja de poder comer granado, porque lo hacemos con avena, o de seguir comiendo como pasto.

Los mejores verdeos son los que salen de pasturas matándolas en noviembre. En ese sentido, no hay que mover las pasturas, hay que matarlas a tiempo.

O sea, arrancas con un verdeo, ese verdeo con la mineralización que se produce es el mejor del año y después entramos en el ciclo de cosecha.

Todo esto significa que tenemos que pensar tres años en adelante. En siembra directa no podemos improvisar, tenemos que hacer todo pensando en dos o tres años más.

(*) Nota realizada por el Ing Gustavo Almassio durante el programa Mañanas de Campo

Para Infosudoeste