× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Queratoconjuntivitis, una enfermedad para mirar en serio
28.04.2021 | 07:39

Un buen manejo sanitario de las categorías de cría y recría es el primer paso para alcanzar sistemas ganaderos exitosos.

El estrés juega un rol fundamental en este tipo de sistemas y explica la alta frecuencia de aparición de diferentes cuadros clínicos. Los agentes infecciosos que aprovechan la situación generada por el estrés y frecuentemente actúan en primer lugar son los virus, creando las condiciones para que las bacterias generen el daño grave, que, en ausencia de tratamiento, provoca daños muy importantes en los animales.

Un ejemplo de esto es la queratoconjuntivitis infecciosa bovina, se trata de una enfermedad ocular muy contagiosa, que afecta sobre todo a los terneros y está provocada fundamentalmente por Moraxella bovis.

“La Queratoconjuntivitis es una enfermedad que afecta principalmente a animales jóvenes y se caracteriza por generar lesiones en los ojos. En un principio podemos observar un lagrimeo intenso, después viene la inflamación del párpado, para terminar con la característica nube blanca que siempre se ve en el ojo. También se puede llegar a un caso extremo de úlcera o ruptura del ojo”, explicó Ignacio Álvarez, de Laboratorio Álvarez.

 

¿Cómo se manifiesta?

-El principal problema que genera la enfermedad es la pérdida del apetito en el ternero a causa del dolor y la pérdida de la visión. Por lo tanto, todos los esfuerzos deberíamos ponerlos en la prevención.

Algo que suele ser bastante común es que, al momento de recorrer los corrales, en una feria, siempre se ve algún ternero dentro del lote con estos ojos característicos o de color blanco, como mencioné anteriormente.

Esta observación siempre debería ser tenida en cuenta al momento de elegir qué corral comprar porque podemos estar comprando también un problema que ingresa a nuestro campo o a nuestro feedlot.

Entonces, tengamos en cuenta el dato de que hay terneros que son portadores de la enfermedad, pero no lo manifiestan. Por lo tanto, si en un corral vemos tres terneros con estas nubes blancas o un lagrimeo importante en el ojo, tengamos en cuenta que probablemente haya otros tres terneros que también están infectados, contagiando y no manifestando la lesión.

 

¿Cuáles son los motivos de la patología?

-Hay distintos factores que pueden predisponer a la enfermedad, pero principalmente todo aquello que genere lesión o irritación en el ojo.

Volvemos siempre al concepto del stress como gran predisponente a enfermedades, este caso no es la excepción.

Entonces, ya sabemos que el destete suele ser un momento de gran presentación de esta enfermedad, por lo tanto, si a este stress le sumamos factores que generen lesión o irritación en el ojo, como pueden ser pastos encañados, tener corrales de encierre linderos a caminos donde vuela mucha tierra, animales sin pigmentación alrededor del ojo, la presencia de mucha mosca o polvillo en los comederos, tenemos un gran problema.

Es decir, si tenemos todos estos factores vamos a estar generando las condiciones ideales para que ocurra la enfermedad.

 

Una vez que tenemos la enfermedad, ¿qué es lo que tiene que hacer un productor antes un brote?

-Ante un brote, como siempre, la rápida respuesta que tengamos al problema va a ser fundamental para evitar que la enfermedad se contagie a todo el corral.

Entonces, cuando empezamos a observar animales que lagrimean más de lo normal, con el párpado hinchado o con una nube, es importante apartarlo del lote y llevarlo a un corral donde solamente estén los enfermos y comenzar con un tratamiento de antibióticos.

En cuanto a los tratamientos de antibióticos hay varias formas de llevarlo a cabo y también muchas veces suele haber un poco más de teorías a campo con poco fundamento.

Lo más importante es generar una buena concentración de antibióticos en el ojo por un período no menor a tres días. Esto se puede lograr dando el antibiótico tanto de forma subcutánea, intramuscular, intrapalpebral o subconjuntival. Todas ellas varían, obviamente, en la eficacia clínica y en la cantidad de antibiótico que vamos a utilizar.

Como siempre digo, ante un problema así hay que ponerse en contacto con el veterinario para que evalué la situación y evalúe las mejores opciones, pero tengamos en cuenta que como tratamientos efectivos y bajo nuestras condiciones de campo, la utilización de oxitetraciclina de larga opción sumado a antinflamatorio no esteroides generan una buena respuesta.

Si observamos que no hay respuesta al tratamiento que estamos realizando, lo aconsejable es que se realice un muestro para confirmar que el agente causal de queratoconjuntivitis es moraxella. Si es así, se debe realizar un antibiograma para evaluar la posibilidad de que estemos ante una resistencia al antibiótico que estemos utilizando,

Después, si la cantidad de animales afectados en nuestro corral supera el 15% del total se debería pensar en hacer un tratamiento con antibiótico a todo el lote. Con esto quiero decir, animales que presenten o no lesión.

Una vez tratados los animales, en todos los casos debemos asegurarnos una buena alimentación y se podría pensar en la aplicación de algún multimineral. También es fundamental un lugar con sombra y reparo de la tierra para evitar que el ojo siga irritándose.

 

¿Qué pasa con la vacunación y cómo prevenimos esta patología?

-Esta vacuna suele ser un ejemplo parecido al de la vacuna respiratoria. Nunca vamos a poder controlar un brote o prevenir al 100% solo por la utilización de la vacuna. A veces, las cepas con las que están hechas las vacunas difieren mucho de la cepa que está actuando en nuestro campo en ese momento.

Entonces, generar un buen nivel de protección en la mucosa ocular tampoco es fácil. Por lo tanto, hay que tener en cuenta que la vacuna solo va a ayudar a reducir el contagio y la lesión que se va a generar. 

Hay que recordar que es una vacuna inactivada por lo que se necesita repetidas vacunaciones para lograr una correcta inmunización.

Y también recordar que la vacunación en el medio de un brote va a tener poca eficacia.

Por lo tanto, la vacunación, como siempre, se va a basar más en el manejo del animal que en el milagro de la vacuna.

Infosudoeste