× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
En el Sudoeste, el maíz es cosa seria
22.07.2021 | 06:59

El título de las jornadas surge porque en el sudoeste es donde renació el formato de los últimos años el cultivo de maíz, estableciendo la principal  herramienta de manejo novedosa, que es la densidad.

“Ya tenemos unos cuantos inscriptos, la idea es que vengan con todas las preguntas posibles. El punto es hacer un intercambio con diferentes estrategias para manejar las distintas variables, ya sea para los híbridos que tenemos en el portfolio de ensayos como las consideraciones para que cada productor o asesor se encuentre ubicado en ese sitio con ese híbrido y con otro factor como puede ser la tecnología de manejo. A partir de ahí, tratar de ganar territorio”, comentó el Ing Gustavo Thiessen en la previa que hoy tendrá desde las 18 hs, las jornadas bajo la modalidad vía zoom.

 

¿Cómo surge la idea de esta jornada?

-En el año 2009 comenzamos a trabajar con distintas alternativas que luego cruzaron las fronteras. Hoy el manejo de maíz está en todas partes.

Comenzamos con ciertos híbridos que hoy en su mayoría no están, entonces hemos tenido que ir modificando algunas cuestiones.

Antes se establecía una densidad determinada y hoy estamos tratando de tener a la densidad como último punto a considerar porque hay distintas herramientas que nos pueden hacer llegar a ese rinde objetivo, tomando en cuenta la densidad desde el último punto.

Es decir, vamos a hablar de la importancia de la profundidad de los lotes, cuantificamos la cobertura versus la no cobertura, algo que siempre se habla, pero nunca se explaya en valores, y también sobre lo que se viene que es el uso de pseudomonas.

Después, hablaremos sobre un mismo ensayo que está hecho en dos zonas diferentes, uno en Tres Arroyos con una siembra temprana y el otro en Coronel Dorrego en un suelo somero con siembra tardía que incluye el febrero más seco de la historia, con 60 días prácticamente sin agua.

Entonces, tenemos dos contrastes como para comparar y hablar sobre 28 genéticas que participaron.

Hay muchísima información y justamente la idea es que se vayan más confundidos de lo que entraron.

La realidad es que hay que tratar de ubicarse hablando de macolladores, prolíficos y espiga flex y, también, de algo que se viene como es la humedad porque muchos están pretendiendo tener un maíz mediamente seco para abril.

 

Cómo fuiste trabajando para identificar cuáles son las variables para que un híbrido macolle y qué implicancia tiene eso en el rendimiento de la posterior cobertura.

-Creo que el gran error que se comete es que uno establece una densidad ideal. En la comparativa un macollador puede ser verdaderamente productivo. Primero hay que clasificar esos macolladores, es decir, ver cuál produce y cuál no.

Entonces, encontramos que la ultra baja densidad, en un año medianamente bueno, funciona al mismo nivel que un espiga flex, con 35.000 plantas o que un doble espiga con 28.000.

Hay varios factores para tener en cuenta, el primero es que en un macollador la siembra tiene que ser temprana porque el comportamiento de los macollos es distinto. Entonces, también tenemos que tener en cuenta la humedad en la fecha de siembra.

Debemos apuntar a tirar las plantas justas en función a nuestro lugar y ser objetivos con el lugar donde estamos plantados.

Una de las alternativas que se empiezan a manejar es comenzar con un RR, puede ser sobre un cultivo de fina, luego de dos o tres años de cultivos de gruesa. Posteriormente, tratar de hacer boleos con la cobertura que se va perdiendo que pueden ser de centeno con avena, cebada o mostaza.

Es decir, manejando baja densidad hay distintas alternativas para generar una cobertura interesante,

 

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de los macolladores?

-Se puede trabajar con la ultra baja densidad en los macolladores, pero fundamentalmente hay que tener en cuenta la humedad porque no es el mismo porcentaje en la planta principal que en la planta secundaria o terciaria.

 

¿En los macolladores el período crítico se diversifica más en el tiempo?

-El período se alarga si la condición va favorable. Es decir, si entramos y la planta principal está floreciendo, la segunda está intentando y una tercera va a florecer a los 15 o 20 días, eso genera muchas veces la variación en la humedad. También tiene un sistema que ante el stress va eliminando por jerarquía.

La planta de alguna manera tiene la característica de ser más plástica y el secreto pasa justamente por no bandearse de planta.

Es interesante empezar a observar diferentes genéticas que tienen una bancada más grande a ese stress.

Lógicamente estamos hablando de trabajar lo justo y necesario en una determinada densidad porque el híbrido funciona bien para nuestra zona en ese porcentaje.

Es importantísimo saber que la densidad es el último punto a tener en cuenta, tenemos que hablar de la cobertura, la fertilización, las pseudomonas y en función de ese rinde objetivo, y conociendo la genética, vamos a hablar bien de la densidad.

 

En un suelo con tosca, ¿con el macollador podemos prever bajando la densidad sabiendo que el clima puede variar y qué pasa cuando no tenemos buena humedad en el inicio?

-Ahí el factor genético es fundamental. Hoy hay cuatro o cinco híbridos en el mercado que sabemos son macolladores a pesar de cómo lo pongamos. O sea, tienen un factor genético que hace que la variedad se exprese, aunque no le demos la condición.

En tanto, en otras variedades, mediante cierto tipo de manejo podemos estimular el macollaje.

Con aquellas variedades que pueden generar algún estímulo de macollaje tenemos que tomar recaudos en cuanto a la cantidad de plantas.

Es decir, generalmente hay cosas que son independientes del año climático.

 

En las retinas del ojo del productor las siembras tempranas vienen muy a favor.

-Haciendo memoria, uno de los primeros puntos que trabajamos en adaptabilidad para la zona fue la siembra tardía.

Si nosotros apostamos una ficha a una siembra temprana, sabemos que la floración es a comienzo de enero y es ahí donde la atmósfera está pidiendo la mayor cantidad de agua al igual que la planta.

Si ocurriera algún faltante de agua en enero el cultivo no va a sobrevivir. Por ejemplo, en febrero fue interesante ver cómo los macolladores, pasando por una situación extrema, llegaron a los 3000 kilos. Si esto nos ocurre en una siembra temprana no nos salvamos.

Entonces, hay que tener cuidado con la siembra temprana porque tenemos que elegir muy bien el lote. No es para cualquiera esa jugada, nos venimos salvando.

En un caso de siembra más tardía, como puede ser en el sudoeste, vamos a hablar de otro capitulo que son los precoces.

 

Con respecto a los ciclos, los cultivos más precoces pueden funcionar igual o tienen menos plasticidad en ambientes tan extremos como puede ser el sudoeste.

-La realidad es que es un manejo distinto porque el comportamiento del hibrido es diferente. Justamente son muchos más acelerados los procesos que necesitan tener mejor condición.

Lo que nos permite ese sembrarlo en forma más tardía es escapar de enero y entregar más del 15% de humedad en los primeros días de mayo.

Ahora, las densidades que se manejan en ese tipo de hibrido son distintas y en su mayoría son materiales flex, es decir, de una sola espiga. Por lo cual, el rinde que buscamos lo tenemos que hacer a través de plantas.

Generalmente todos los materiales cortos requieren una mejor condición, entonces, tenemos que establecer el número de kilos que queremos, sabiendo que quizás tengamos que relegar alguno para tener el mercado del maíz seco en abril o marzo, jugando si o si con el tema de las plantas o teniendo la fortuna que nos venga un fin de enero o comienzo de febrero llovedor.

Por Gustavo Almassio para Infosudoeste