× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Falta de gordo liviano, el origen del cierre
29.07.2021 | 06:49

Tras conocerse detalles de la línea de créditos por $10.000 millones que lanzó el Gobierno para que feedlots y establecimientos de engorde a corral puedan utilizarlos para la compra de maíz, un insumo clave en el engorde, y capital de trabajo, fuentes del sector expresaron su satisfacción con la medida y pidieron que se implemente rápido. En tanto, expertos del mercado ganadero indicaron que la medida apunta a uno de los motivos que impulsó la suba de la carne, que fue la caída de hacienda para engorde.

“Hacía falta financiamiento para generar más kilos y aportar algo en el proceso de engorde, con tasas razonables. Son 2100 Renspa (registro de establecimientos) que involucran a unos 1200 establecimientos. El concepto de dar una mano al capital de trabajo es bueno porque es uno de los obstáculos para dar un salto en kilos”, dijeron.

El financiamiento a la actividad ganadera se da mientras continúa el cierre parcial del 50% a las exportaciones de carne vacuna que dispuso el presidente Alberto Fernández con la excusa de contener la suba del precio de la carne en el mercado local.

Se trata de un programa conjunto del Banco Nación (BNA) y el Ministerio de Agricultura de la Nación para lograr que se produzca más carne por animal. Su tasa será del 30% pero contará con un subsidio del Fondagro, del Ministerio de Agricultura de la Nación, que llevará al 25% la tasa final. El plazo para el pago de intereses y capital juntos será de 120 días. Las restricciones para el acceso al crédito será para aquellas empresas agrícolas ganaderas que posean stocks de trigo y soja pero no así para las firmas con stocks de maíz.

Fuentes del sector pusieron el foco en la distribución de los créditos. “Esperamos que el Banco Nación tenga un criterio muy ágil de ejecución porque si no se pierde efectividad”, precisaron.

Para Juan Eiras, presidente de la Cámara Argentina de Feedlot (CAF), la intención del Gobierno es que la actividad pueda agregar más kilos sobre cada cabeza. “No es un subsidio para comprar y engordar sino para sumar algunos kilos más dentro del esquema que se venía trabajando”, dijo.

“Es un aporte. A todos los productores nos hace falta financiamiento para el capital de trabajo porque viene una zafra de primavera complicada y con altos costos. La implementación sería inmediata y el tope es $10 millones por CUIT que, para algunos será suficiente, para otros será de gran ayuda pero para otros será muy poco”, añadió.

Para el consultor ganadero Víctor Tonelli, la medida está directamente relacionada con el principal motivo que derivó en la suba de precios -la caída de la oferta en el engorde- y destacó que la decisión de ofrecer estos créditos con intereses subsidiados “va al meollo del problema”.

“Es una medida que apunta al centro del problema y solo demuestra que finalmente entendieron que no son las exportaciones las que generan la suba de los precios al consumidor argentino. Esperemos que habiéndose dado cuenta saquen la medida irracional del cierre de las exportaciones”, indicó.

“El problema de la suba de precios fue anticipada en octubre del año pasado por la Mesa de las Carnes al Gobierno y tenía que ver con la caída de ingresos en los feedlots por la brutal suba de los precios de los granos a nivel internacional”, precisó.

Tonelli pidió que los fondos “sean administrados y utilizados con responsabilidad por los empresarios”.

Mariana Reinke

La Nación