× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Sanidad y rindes, el objetivo de un nuevo lanzamiento
19.11.2021 | 06:17

Con más de 50 productores que se acercaron hasta la Sociedad Italiana en Coronel Pringles, Sumitomo Chemical presentó uno de sus nuevos productos - un nuevo Fungicida - llamado Excalia Max, que estará disponible comercialmente para la próxima campaña. En la presentación, se destacó la disertación sobre algunos ensayos y particularidades de la campaña, de parte del Dr Jorge Gonzalez Montaner de Crea.

El Ing Mauro Balza del área de Desarrollo de Mercado y Producto Zona Sur de la compañía, fue quien estuvo a cargo de la presentación del funguicida, un nuevo producto que se suma al portfolio de la firma para aportar soluciones al productor.

“Estamos haciendo el prelanzamiento de este fungicida (Excalia Max). Para la empresa es un hito importante porque se trata del primer principio activo que se lanza en Argentina como Sumitomo. Es el primero de muchas moléculas nuevas que vendrán en el futuro”, explicó el Ingeniero Mauro Balza.

Y además agregó: “en particular, Excalia Max está compuesto por una carboxamida en mezcla con un triazol, y que tiene como aspecto novedoso que está basado en una molécula descubierta por Sumitomo Chemical y completamente nueva para el mercado: Indiflin”.

Se destaca tanto su acción preventiva como curativa del producto.

-Con la información de la carboxamida básicamente lo que se ve es su acción preventiva, es decir que inhibe el crecimiento del patógeno. También se destaca su actividad curativa, entonces estamos muy bien complementados en esas dos etapas.

Y de esa manera alcanzamos una protección del cultivo

 

¿Cuáles son las recomendaciones?

-Poder aplicar el producto en el período crítico del cultivo que es cuando se genera en definitiva el rendimiento. Justamente a través de la protección de las enfermedades obtenemos un plus en el rendimiento.

 

También es fundamental su acción en hoja

-Dentro de las características principales de la carboxamida tenemos su sistemia. Es decir, tiene un gran movimiento en hoja desde el lugar donde se aplica. De esa manera obtenemos protección en toda la hoja.

Otro punto a favor que tiene que ver con el movimiento es su acción translaminar.

El comportamiento que presenta en hoja realmente es excelente y a través de ese movimiento vemos la acción preventiva y curativa de Indiflin.

 

Este año se ha dado una campaña muy particular, pero las Royas nuevamente han sido protagonistas, inclusive en esta zona.

-Así es. Es una campaña particular, sabemos que hubo dificultades respecto a la condición hídrica en muchas regiones.

Tanto Roya Amarrilla como Anaranjada son de las principales enfermedades que presenta el cultivo, entonces teniendo en cuenta situaciones particulares donde se da esta condición ambiental, presentación del patógeno y la susceptibilidad de las distintas variedades, de alguna manera puede determinar la necesidad de aplicar algún fungicida justamente para proteger el potencial del rendimiento del cultivo.

 

Como siempre los consejos son el monitoreo, el asesoramiento con el agrónomo y una dosis de “Marbete”

-Nosotros siempre remarcamos estos puntos para poder aprovechar todas las características de las carboxamidas y su acción preventiva.

Es fundamental el monitoreo porque de esa manera podemos cuantificar. Poder trabajar con bajos niveles de incidencia y severidad nos permite optimizar el funcionamiento del fungicida.

 

Temperaturas, enfermedades y su enfoque

Sin dudas estamos ante una campaña particular. Estamos ubicados en el sudoeste y todo el mundo piensa en el agua, pero sin dudas las temperaturas que tuvimos este año tienen un apartado muy especial

“En cuanto a temperaturas el año estuvo bueno, octubre se nos disparó con esos 4 o 5 días de mucho calor y eso en algunos lugares pasó factura y adelantó los cultivos de manera significativa. Sobre todo, en los lugares donde la tosca está muy cerca y las lluvias no habían acompañado”, indicó el doctor Jorge González Montaner.

“En los lugares más profundos estamos viendo que los trigos están llenando bien. Lo que vemos es que desde Coronel Pringles hacía el norte aparecen situaciones muy interesantes, pero la zona más seca la va a sufrir. De hecho, estamos viendo algunas apariciones de Fusarium de pie que van relegando y se van entregando con la tosca. Lo cierto es que para el agua que hubo, lo que estamos viendo es bueno. Y si a eso le agregamos los precios y la situación general del arranque de la gruesa, tenemos que estar conformes”, añadió.

En todo el análisis de costos lo que ha pasado con algunos insumos deja algo de ruido.

-Sí, digamos, lo que nos hace ruido es lo que tenemos que comprar para la gruesa, pero lo de la fina ya estaba definido por lo que el número va a andar bien.

En la gruesa vamos a depender mucho de cómo se comporte esta Niña y de cómo sigue la película.

Hoy se pueden hacer trigos de dos mil kilos o de doce mil. O sea, tenemos la tecnología para hacer las dos cosas, lógicamente con el agua y las temperaturas que hacen falta.

Lo que es significativo es que tenemos que mejorar nuestro modelo de producción e ir hacia un modelo más sustentable. En tal sentido, estamos trabajando muy fuertemente en mostrar como los cultivos de servicio nos pueden levantar los pisos para que esa urea de dos mil dólares no nos pegue de la misma manera y nos genere un piso mucho más elevado.

 

Sobre el modelo de producción se hablaron de datos realmente llamativos como lo son los 10 litros de glifosato por hectárea en promedio que se está usando

-A nivel global, cuando uno analiza los establecimientos donde sobre todo la soja participa más fuerte a nivel país, el número es de ocho o diez litros de glifosato por hectárea.

Lo venimos reduciendo, sobre todo porque el glifosato ha dejado de funcionar en la mayoría de las malezas. El objetivo es, dentro de las cuestiones ambientales, bajar el uso y parte de esto se logra incorporando cultivos de servicio para que nos empiecen a mejorar la competencia, además de la nutrición, fertilidad física y química.

O sea, volver de alguna manera a un sistema un poco más equilibrado en todos los ejes.

Los resultados de los experimentos que llevamos a cabo en distintos sitios nos muestran claramente que hay un paso adelante para hacer en ese sentido. Además, creo que la sociedad y el ambiente nos van a dar una mano.
 

Las royas y las virosis se han metido en el medio de la campaña, sobre todo a la hora de los tratamientos.

-Acá tenemos tres royas; la Roya de la Hoja, la Roya Lineal y la Roya al Tallo. Este año la lineal estuvo más tranquila, pero de todas maneras se metió en materiales que no había.

Igualmente, a esta maleza la manejamos bastante bien porque si la atacamos bien no hay grandes problemas.

En cuanto a la Mancha Amarilla, se trata de una enfermedad que cada vez se hace más resistente. Entonces, hay que ir moviendo las moléculas para que esa resistencia no sea significativa.

Por último, la Roya Negra es la enfermedad que nos genera más problemas porque se da en el final de la siembra. Es importante estar muy encima para que todo el esfuerzo que se hizo durante la campaña no se pierda.

 

Seguimos recorriendo lotes de cebada y sigue apareciendo el Carbón.

-Este es un problema que tienen que resolver las malterías además de los productores. El mejor fungicida para Carbón es el análisis de semilla y el segundo mejor fungicida curasemillas es el Vibrance. Los biológicos no andan tan bien, lógicamente, pero si uno trata bien y a conciencia tiene buenos resultados.

Además, es importante remarcar que si la semilla tiene mucha carga, hay que descartarla.

Esto hay que resolverlo tomando el sistema seriamente porque el único que pierde con el Carbón es el productor, la maltería ni se entera.

Carlos Bodanza

Para Infosudoeste