× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
El campo, el que siempre pone
08.01.2022 | 09:44

Dentro del ciclo de entrevistas a periodistas destacados, en Infosudoeste en esta ocasión acudimos a una palabra autorizada en el Suudoeste Bonaerense: Norman Fernández, por años en La Nueva y vigente por siempre en "La Voz del Campo" en LU2. En este resumen, la visión del periodista marcando las razones por las cuales siempre el campo, termina siendo quien paga todos los errores del Estado. 

La actualidad, esa realidad que siempre jaquea al campo

La actividad agropecuaria es muy particular, quizás única en el mundo porque no hay pandemia que arrase con el campo.

El campo sigue viviendo, produciendo, los granos siguen creciendo y las vacas se siguen engordando. En definitiva, el campo sigue produciendo al margen de todo lo que pueda suceder en el terreno político.

Evidentemente hay decisiones políticas que afectan el normal desenvolvimiento del sector. Pero, si el campo consiguiera alguna vez que los gobiernos dejaran trabajar al sector con absoluta libertad, otro sería el cantar y la situación sería mucho más beneficiosa, no solamente para el productor, sino también para la argentina en general.

Nuestro país es uno de los principales productores de alimentos de todo el mundo, pero también es uno de los principales países donde el Estado mete mano donde no debe meter. Es decir, el Estado suele estar presente donde no debe estar y a veces está ausente donde no debiera estarlo.

Francamente en Argentina el campo está más allá de las decisiones políticas, el campo siempre está dispuesto a seguir trabajando, seguir produciendo y generando divisas, mientras que en el contrasentido el gobierno pareciera que no entendiera esta realidad; persigue al campo, lo acosa con mayores impuestos y mayores restricciones.

Siempre recuerdo cuando Néstor Kirchner dijo que iba a poner al campo de rodillas. No lo consiguió y nadie lo va a conseguir porque… cómo van a poner de rodillas al campo en un país como la República Argentina que produce granos, carne?

En fin, yo no termino de entender la actitud de algunos gobiernos en particular y otros en general también porque hay que recordar a Macri, por ejemplo. El ex presidente en la campaña del 2015 prometió que iba a eliminar retenciones en algunos productos. Cumplió, las eliminó, pero después, cuando necesitó reforzar las arcas del Estado, volvió a apelar al recurso al cual apelan también todos los gobiernos.

El campo es para el Estado ese amigo/pariente al cual recurrimos cada vez que tenemos alguna necesidad económica.

El campo siempre está presente, siempre está dispuesto, ha salvado al país de muchísimas crisis y seguramente va a seguir ocurriendo eso en el futuro inmediato.

Sin economía

Ese 62%, que se conoció en una estadística hace pocos días del impacto del estado en la rentabilidad del productor (*), es revelador de la voracidad fiscal que se le exige al campo porque siempre es generador de recursos para el Estado. (*FADA)

Si a un asalariado le sacaran el 62% no sé qué es lo que ocurriría. En el caso de la soja estamos en una situación particular porque un barco de cada tres que salen de la República Argentina se lo lleva el Estado.

La Argentina es un país que no tiene moneda, tiene por lo menos 50% de inflación- que este año seguramente lo va a superar- tiene más del 40% de pobreza, tiene un alto grado de indigencia, tiene un 10% de desocupación, tiene un sistema jubilatorio absolutamente quebrado y que no sé cómo va a terminar.

Dentro de este escenario, el Estado sigue tratando de esquilmar a todos los contribuyentes, comenzando, por supuesto, con el sector agropecuario porque es la forma más fácil de recaudar.

De esta forma no se puede vivir. El sector agropecuario a veces mantiene actitudes prudentes y otras veces se revela, pero el campo no puede parar y el Estado no actúa de la misma manera. Ahora nos acabamos de enterar que el gobernador de la provincia va a crear 25.000 puestos más en la administración pública.

¿Otros veinticinco mil empleados públicos en la provincia de Buenos Aires? ¿Para qué? ¿Quién los va a financiar? Lo va a financiar el contribuyente pagando sus impuestos. De manera que esa presión impositiva alcanza a todo el mundo, todos somos victimas de la voracidad fiscal. Así como el Estado recauda a través de las retenciones al sector agropecuario, también recauda sin piedad, sin miramientos cuando le quita al asalariado en proporciones que realmente no se entienden.

Esto algún día va a tener un límite porque la gente así no puede seguir viviendo.

Irregularidad climática de la zona

Más allá de mirar el servicio meteorológico nacional, alguna aplicación o páginas de internet, Norman Fernández es palabra autorizada a la hora de hablar sobre los históricos de lluvias en la zona, ya que el mismo lleva sus registros.

En el cierre de año, al mirar los registros, vimos que no fue un mal año climático el 2021. Mismo el AgroTour de la Bolsa de Cereales, recorrió la zona y se encontró con mucha irregularidad, con una campaña bastante rara de trigo y cebada.

“Lo que llama la atención es la enorme disparidad que hay entre ciudades o pueblos ubicados a distancias relativamente cortas. Esto es un fenómeno meteorológico que tendrán que explicar los técnicos, los especialistas. Es una situación absolutamente irregular, anormal. También Es cierto que el cambio climático debe ser un factor determinante” explicó Fernández.

“En el caso de Bahía, yo me guío fundamentalmente por los datos oficiales, es decir los del servicio meteorológico nacional, y estamos lejos del promedio de los últimos 20 o 30 años que está en el orden de los 600 milímetros y a veces se llega a 650”, añadió.

Hoy el registro de lluvias indica que estamos en 400 milímetros. “Evidentemente la distribución de la lluvia este año y circundantes de Bahía no ha sido mala porque de otra forma no se podía esperar una cosecha como ha sido la fina, con rendimientos bastante satisfactorios”, indica.

Aunque aclara, “esto en general, no podemos decir lo mismo de Villarino o Patagones porque realmente fue un desastre”.

“Vale decir que estamos muy condicionados a la evolución de este cambio climático que nos deja en una situación de incertidumbre porque no se sabe cuánto va a llover aquí poniendo como referencia lo que llovió en la vereda de enfrente”, cerró el reconocido periodista.  

Infosudoeste