× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Sobrevivir, también es producir
09.01.2022 | 11:53

La temperatura todos los días parece superarse y nadie para de mirar los pronósticos. Allá a lo lejos en una semana más, aparece alguna posibilidad de lluvias a las que todos se aferran pero que nadie en definitiva, sabe si será cierta, pero aferrarse cada semana a una nueva esperanza, es el único camino.

Atrás quedo la cosecha, rara, infinitamente irregular, con rindes inesperados y de los esperados, funestos, con graves pérdidas económicas. La ilusión de la gruesa arrancó con las lluvias de Diciembre, pero a la tercera semana de temperaturas elevadas y falta de lluvias, lentamente comenzó por lo menos a preocupar, no por falta de optimismo, sino por una repetición de meses de un 2021, que nunca permitió hacer pie a nadie, a un potrero, a un lote, a una hacienda ni a nadie.

“Ya está, hoy no tengo pasto, no pude hacer un sorgo, el girasol desapareció, tengo que vender terneros y no llueve. Hoy para mi sobrevivir también es producir” me tiró el Ing Gustavo Almassio a la pasada, en esas frases únicas que te dejan pensando que tal vez, la exigencia siempre nos lleva puestos y no nos deja ver que a pesar de todo, si sobrevivimos, estamos en carrera, estamos produciendo.

Llevamos mil batallas de estas en el Sudoeste, tal vez cuando se extiende y le toca a otros, la desesperación gana la batalla, porque aquí es la costumbre, aquí pocos saben que llueve en verano, cuando lo lógico es esto, cuando lo común, es esto. Claro, hay que sumarle un año sin verdeos de invierno, con la hacienda ajustada, con la vaca de descarte mal vendida cuando hizo falta, con el techo siempre corto de exportar lo que te dicen, con la promesa de que no vas a exportar mucho más y que encima si sube la luz, la culpa es de la carne, si el gas oil explota, es porque los usureros venden caro el trigo y si sube el dólar, es porque especularon con el maíz. Ya está, son las reglas del juego, las conocemos y le damos pelea, pero cuando el de arriba se pone de punta, la cosa ya se complica, porque el clima es todo, el resto sabemos que siempre juega en contra.

Alguna vez en las charlas quienes andan en zonas productivas con nieve, te dicen, “la nieve te alecciona, vos sabes que tenes que juntar para cuando nieve, porque va a nevar”. Son pocos los que en la zona aprenden la lección, aquí cuando llueve es que hay que juntar para cuando se seque, porque irremediablemente se va a secar. A veces más, a veces menos, pero se va a secar.

Aquí es donde el productor deberá recurrir a su sapienza, a dejar emociones y pasiones de lado, donde no deberá temblar el pulso a la hora de comprar, vender, achicar, invertir o sacar el pie del acelerador, pero de ninguna manera esperar en una opción, la espera sola no cambia nada. La espera debe ser con el más fuerte espíritu de supervivencia, acomodando los potreros que queden, usando el manejo al extremo, agua, sombra, monitoreos, etc, etc., todo sirve para sobrevivir y esa es la causa que hay que abrazar con ganas y pasión, no significa entregarse, significa no darse por vencido.

Hace mucho tiempo acuñe una frase que en estos días, tomo para mi mismo, en situaciones personales que me ponen en modo supervivencia, cuando voy hacia abajo sin caída, sin red, sin motivos para volver a comenzar, sin siquiera una señal que muestre el camino. “En lo más oscuro de la noche, es cuando más cerca está el amanecer” dijo alguna vez un analista y a partir de allí se que la caída es necesaria porque en ella comenzamos a aferrarnos para sobrevivir.

Bienvenidos al modo supervivencia, ese volver a creer cuando no hay más nada.

Carlos Bodanza

Para Mañanas de Campo