× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Fina: una campaña para máximo monitoreo y tecnología en la mano
07.07.2018 | 08:30

Tras lo que fue un abril excepcional, luego de un muy difícil verano, las expectativas de la campaña de fina indudablemente están a pleno, más allá de que quizás en estos días este faltando un golpe de agua para poder completar una buena tarea de siembra.

El momento de la implantación es clave, respecto a la importancia de una semilla bien tratada y, sobre todo, una tarea de monitoreo posterior para evitar enfermedades.

Estamos en presencia de una nueva y desafiante campaña de cultivos de fina. Una campaña donde la siembra se viene desarrollando en forma normal, tanto en la región sudeste como en el sudoeste.

En cierta parte de la región podemos encontrar lotes que van a cebada y que van a tener un cierto retraso en la fecha de siembra producto de que la soja estuvo mucho tiempo en pie durante el mes de abril y mayo. Igualmente serán sembrados dentro de los rasgos normales de fecha de siembra para la región.

Desde el punto de vista técnico, sin lugar a dudas que en esta campaña tenemos que tener en cuenta dos factores fundamentales. Primero es el aporte de tecnología que tenemos que darle a los cultivo. Hoy tanto trigo como cebada están siendo cada vez más demandantes desde el punto de vista sanitario.

Por ejemplo, no estábamos acostumbrados en la región a tener Roya Amarilla en trigo, algo que sucedió durante la campaña pasada.

Esto es un punto de inflexión en el manejo de los cultivos de cereales, lo cual hace que sean cada vez más demandantes y requieran del segundo factor a considerar que es la intensidad y calidad del monitoreo.

Hoy uno puede contar con la mejor tecnología, pero si no hacemos un monitoreo riguroso que nos permita incorporar esa tecnología a los cultivos de cereales en tiempo y forma,  realmente no vamos a poder explorar los potenciales de rendimiento que estamos buscando para este tipo de cultivos.

Entonces, es muy importante tener en cuenta que la tecnología para los cultivos de cereales está, pero se requiere un monitoreo cada más riguroso para llegar en tiempo y forma a poder aportar esta tecnología.

Si hablamos de los momentos más sensibles de los cultivos para estas patologías, en el trigo sin lugar a dudas la enfermedad más importante y que más daño está causando es la Roya Amarilla. Ahora bien, en el mercado tenemos un sinnúmero de variedades que tienen mejor comportamiento a esta enfermedad que otros. Entonces, la elección de la variedad es la herramienta principal para contrarrestar esta enfermedad.

Ahora, pensando en variedades susceptibles, lo que tenemos que tener presente es que es una enfermedad realmente muy agresiva y cuando aparece causa una reducción del índice del área foliar muy importante y en muy corto plazo. Además, en el lote se manifiesta totalmente diferente de las otras Royas.

Por lo cual, es muy importante la metodología y el modo en el que se realiza el monitoreo. Otro punto a tener en cuenta es que la Roya Amarilla cuenta con otras razas que se adaptan a temperaturas más cálidas. Entonces, el momento de aparición de Roya Amarilla hoy en el cultivo de trigo puede ser en el inicio del macollaje hasta prácticamente fines de encañazón. Esto fue lo que sucedió la campaña pasada.

Resumiendo, es muy importante el monitoreo, también conocer que la enfermedad es muy agresiva y reduce drásticamente el área foliar y que el momento óptimo de control y aplicación, con umbrales muy bajos de esta enfermedad, son claves para realizar los mejores controles.

Con respecto a cebada, haciendo hincapié en Ramularia, lo que tenemos que tener en claro es que Ramularia está presente todos los años y lo que requiere es una condición para su aparición.

Que no aparezca no significa que no esté, la Ramularia está en los lotes, en las semillas, en los pedantes alternativos, pero dependiendo de la condición de la campaña puede aparecer o no.

Hoy la Ramularia está sujeta a las condiciones de lluvia de los meses de agosto y septiembre, es decir, tenemos que tener milimetrajes por encima de la media en la segunda quincena de agosto y la primera quincena de septiembre.

Es una enfermedad muy controlable, obviamente en forma preventiva. Con el uso de las carboxamidas es notorio el control que tienen sobre esta enfermedad.

Lo que tenemos que tener en cuenta es que cuando aparece o cuando tenemos ese síntoma visible estamos llegando casi tarde.

Las malezas también son una de las adversidades más importantes para el trigo y para la cebada. Y dentro de las malezas, el ryegrass es el que causa mayores mermas de rendimientos en los cereales.

Hoy, además, están apareciendo crucíferas dentro de las malezas de difícil control, también con resistencia al glifosato.

Lo que ocurrió este año con el ryegrass es que la escases de precipitaciones que tuvimos en enero y febrero hicieron que sus picos de aparición se retrasaran. Por lo cual, estamos suponiendo que podremos llegar a tener una camada de nacimiento con los cultivos ya implantados y nacidos.

Por ende, tendremos que ser muy estrictos en el monitoreo por la aparición de malezas, ya sea ryegrass o avena fatua que es otra de las malezas que está incrementando notablemente su aparición campaña tras campaña.

Lo importante es tener en claro, una vez que identifiquemos la resistencia, cual va a ser el manejo estratégico que vamos a hacer y posicionar muy bien la rotación.

Por Ing Francisco Ciucci - Area técnica de Syngenta región SO-SE

Para Mañanas de Campo

Comentarios