× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Condición corporal en ovinos: la herramienta que permite aumentar los rendimientos
31.10.2018 | 07:29

Ingenieros Agrónomos y Médicos Veterinarios del INTA informaron cómo y en qué consiste esta medición, una de las pocas herramientas que tiene el productor “a mano” para la toma de decisiones con respecto al manejo de la majada: previo al servicio, próximo a la parición, durante la lactancia y al entrar al invierno.

El Méd. Vet Jorge Manazza del grupo de Sanidad INTA Balcarce, escribió en un artículo las siguientes claves acerca de la importancia de conocer el estado corporal de los animales.

¿ PARA QUÉ SIRVE CONOCER LA CC?

• Para determinar las necesidades nutricionales de los animales.

• Para conocer el estado corporal de los animales, ya sea para su correcto manejo, para venta o faena.

• Para obtener un promedio estimado que muestre el estado de un lote o de una majada, para tomar decisiones de manejo.

• Experiencias nacionales e internacionales han demostrado la importancia de manejar la condición corporal (CC) al parto, como una herramienta para mejorar la productividad de la oveja de cría y corderos en sistemas productivos con diferente grado de intensificación.

• Para comparar el estado de una majada respecto a otras.

• Para medir el estado de los animales con un parámetro o escala comparativa aceptada por los compradores de hacienda.

• Para seguimiento del potencial productivo de la oveja de cría en su ciclo reproductivo.

¿CÓMO SE MIDE?

Básicamente consiste en utilizar una escala de uno a cinco grados, que clasifica los estados corporales según el grado de gordura.

Hay que tener en cuenta que los requerimientos alimenticios dependerán de la edad, sexo, estado fisiológico y nivel de producción de la oveja. Sin embargo, los especialistas aseguran que estos requerimientos cambiarán a lo largo del año, según el estado fisiológico en que se encuentre el animal.

Dependiendo de esto, será el grado de condición corporal que se acepta como el más adecuado.

1. Posicionado el operador detrás del animal, se palpa el borde posterior de la última costilla, hasta llegar a la región lumbar. La técnica consiste en palpar con las dos manos la prominencia de las apófisis espinosas de las vértebras lumbares; la agudeza y grado de cobertura de grasa de las apófisis transversas de estas vértebras. Debe palparse también la profundidad de los músculos del lomo y la cobertura grasa de los mismos.

2. Debe asegurarse de poder palpar bien la zona lumbar (a la altura de los riñones), el pulgar hacia arriba: “cresta del espinazo” (apófisis espinosas) y los cuatro dedos por debajo: “aletas laterales” (apófisis transversa).

3. Palpar bien la grasa y los músculos de la parte superior de la región lumbar (ojo de bife).

¿QUÉ TIENE DE BUENO ESTE PROCEDIMIENTO?

• Es fácil de aprender y de aplicar a campo.

• Es eficiente y no requiere gran infraestructura ni instrumental.

• No tiene costo.

• Describe muy bien el estado o la gordura, independientemente de la raza, tamaño, sexo del animal y si comió o no.

¿CUÁLES SON SUS LIMITANTES?

• La mayoría de los productores aún no lo manejan con frecuencia.

• Para enseñarlo o aprenderlo hace falta suficiente práctica con ovinos a corral.
Algunas consideraciones a tener en cuenta

• Permita que las ovejas luego del destete recuperen peso y estado: condición corporal (grado 3).

• Al momento del servicio, tenga ovejas y borregas con buenos pesos y condición corporal: – borregas más de 38 kg CC grado 3 o más – ovejas más de 40 kg CC grado 3 o más.

• Llegue al servicio con ovejas y borregas ganando peso.

• Seleccione las ovejas y borregas de inferior condición corporal (grado 1 y 2) para darles tratamiento preferencial en materia de alimentación.

• Durante el segundo y tercer mes de gestación, mantenga la condición corporal de sus ovejas por encima de 2, 5.

• En los últimos 60 días de gestación, alcance grados de condición corporal no inferiores a 3. Alimente en forma diferencial a ovejas y borregas que presenten mal estado.

• En los últimos 60 días de gestación es clave para el éxito, no sólo la cantidad de forraje, sino también su calidad.

Por Infocampo

Comentarios