× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Los precios, el interrogante del 2019
10.01.2019 | 07:25

Un año raro para el productor el pasó donde quizás había alguna expectativa muy superior y donde hubo record de exportaciones de carne, pero con muy poca ganancia, sobre todo para el productor chico.

“Hay que reconocer que fue un año especialmente imprevisible para todo en el país, no solamente para la ganadería. No hubo un solo economista profesional que pudiera prever  lo que pasó en el país con las principales variables”, explicó Miguel Gorelik, director de Valor Carne

“El tipo de cambio, devaluación, tasa de desempleo, en fin. Tomemos cualquiera de las variables macro-económicas que son las más difundidas y no hay nadie que haya acertado. En este contexto no es raro que haya pasado lo que pasó con la ganadería que había empezado un año con una recuperación real de precios bastante interesantes y que se frustró en los últimos meses, precisamente a causa de la inflación y de la pedida de poder adquisitivo de los salarios”, añadió

 

¿Qué hubiera pasado, con esta caída del poder adquisitivo, con el valor de la carne si no hubiéramos tenido exportación abierta?

-La respuesta es clara, hubiera caído mucho más el precio. De todas maneras, creo que se podría discutir un rato largo sobre el efecto concreto que ha estado teniendo la exportación en el último par de años.

Ya llevamos por lo menos dos años donde los valores que paga la exportación claramente exceden lo que paga el mercado interno. Esta es una discusión suelo tener cuando voy a reuniones con productores.

 

El productor ha encontrado en la vaca la manera de hacer caja

-Sí, yo soy partidario de la idea de que de ninguna manera estamos entrando en una fase de liquidación. Si uno va siguiendo las variables y hace las comparaciones interanuales que hay que hacer, me parece que no estamos yendo en esa dirección e incluso los números de la faena se van atenuando.

Es decir, se va moderando la faena que ha sido un poco más alta en este último año y medio, pero de ninguna manera nosotros estamos entrando en una fase de liquidación.

 

¿Qué va a pasar con la invernada este año?

-Las últimas dos semanas en Liniers fueron verdaderamente llamativas, hubo una recuperación en los precios realmente muy importante de la mano de una oferta muy reducida.

Creo que este nivel de precios no es sostenible en el corto plazo, el mercado no lo va a ser de un día para el otro, pero va a ir cediendo en materia de precios.

La invernada va a acompañar este proceso. El precio de ahora en más de los animales va a ir en consonancia con el ritmo de la economía en general.

 

Últimamente parecía que más que la calidad lo importante eran los plazos de pago. En algún momento se tendrán que sincerar las variables porque no se puede seguir vendiendo a 90 o 180 días con este contexto económico del país

-A nadie se le escapa que vender a 90 o 180 días es recibir menos plata que la que uno está creyendo que pone sobre la mesa.

Se va a tener que sincerar esto. Uno podrá optar en ver si actualiza ese dinero del plazo de pago por la tasa de inflación o por la tasa de interés, que en este caso da una caída en el valor real mucho más importante.

Me parece que es un autoengaño esto de estar vendiendo a plazos largos y después nos sorprendemos porque no es la misma plata que pensábamos al momento de la venta.

Mañanas de Campo