× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Semana movida para la ganadería
02.02.2019 | 07:49

Hace apenas una semana hablábamos de los cambios que ya estaban por llegar y que días más, días menos tenían que ocurrir y vayan si ocurrieron, en lo que fue a mi entender por diferentes circunstancias, una de las semanas que más se recordará en el año para la ganadería en general.

Si hablamos de precios, entre lunes y martes, llegó la tan ansiada recuperación de valores y hablo de recuperación porque si lo vemos en retrospección, más allá de que siempre suelen ser cambios abruptos, no deberíamos hablar de aumento de precios, sino de recuperación de valores que en términos relativos, arrastraban un retraso desde 2016. Asi todas las categorías vieron valores por encima de los 60$, con terneros que llegaron a topes máximos de 67$, casi iguales guarismos para novillos y novillitos. Vacas que fueron cómodamente hasta los 52$ y toros que tuvieron topes de 42.43$, toda una nueva tendencia que marcó además, un bajo ingreso semanal, no superando los 22 mil animales, motivo quizás del otro gran momento sufrido en la semana que enseguida estaremos mencionando.

Por el interior las cosas también se sacudieron, donde las haciendas de consumo copiaron a Liniers y la invernada, salió de su comodidad, con promedios de 55$ y valores máximos de 60$, siempre con la ternera mirando desde lejos. Y el gran interrogante, se plantea de aquí para adelante con los vientres, donde por todo lo dicho, cualquier vaca gorda o cualquier vaquillona para consumo, se pagó encima de los 20 mil pesos, cifras que hasta hace una semana, apenas era logrado por un vientre preñado, generando el interrogante de saber, cuáles son los nuevos valores para esas categorías de aquí en adelante.

Mencionamos al pasar que hablábamos de una semana que será recordada todo el año, no solo por lo ocurrido en Liniers, sino en gran parte de la provincia de buenos aires: la mortandad de cientos de animales, que en el mercado, en los campos y en los tambos, se expandió como una epidemia, desnudando que todavía en materia de manejo, tenemos mucho por aprender, en este caso de manera muy triste y dolorosa. Habrá que extremar los recaudos, ni mencionar que un mercado con 55° de térmica no debería estar abierto, sería obligación del ente sanitario que por cuestiones de bienestar animal, no se pueda operar con esas condiciones. Existen pronósticos, certeros en cuanto a temperaturas, que nos permiten conocer cuando se repiten día de ola de calor. Lo mismo para remates en el interior y más aún, para aquellos que organizan trabajos a campo, donde no se debe priorizar la agenda del dueño del campo ni la del profesional actuante, sino ante estas condiciones, la prioridad es saber cómo será la jornada que disponemos para el trabajo. Y claro, el principal actor que es el productor, es el primero que no debe enviar hacienda a los mercados a sabiendas de temperaturas extremas pronosticadas y es el primero que debe negarse a realizar tareas en la manga. Lo ocurrido escapa al bienestar animal, que para muchos en estos tiempos de mercados exigentes, parecen aun no entender que hay una ganadería obsoleta que no puede seguir existiendo, lo ocurrido habla del más común de los sentidos, que es el sentido común y por aquí parece que todavía no abunda.

Ojalá aprendamos, ojalá los nuevos valores hallan venido para quedarse –dejé planteadas algunas preguntas hace 7 días, recuérdenlas https://www.infosudoeste.com.ar/notas/8242_teoria-de-los-precios-es-genuino-el-aumento-que-se-avecina- – y ojalá que en la Argentina los titulares no se rasguen las vestiduras hablando del aumento del precio de la carne, sino alguna vez, de que nuestro producto más emblemático para el mundo, sigue siendo un producto sin políticas de estado.

Carlos Bodanza

Para Melo Junto al Campo