× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Futuros agrícolas: rumores que derrumban
08.05.2019 | 08:30

Cuando algún funcionario u operador del gobierno nacional comunica a los medios que el Fondo Monetario Internacional (FMI) propone cambiar el esquema de retenciones, que es de cuatro pesos por cada dólar exportado, por un porcentaje fijo del 10 por ciento, no sabe el daño que genera en las operaciones agrícolas.

Los mercados siempre se manejan con expectativas y realidades. Sucede que en la Argentina, la realidad, por sí misma, está conformada por un sinnúmero de expectativas que día a día van influyendo. Es ahí cuando se confunden o fusionan la realidad y la expectativa.

Hoy la realidad nos muestra que existe mucha incertidumbre en el plano político, económico y financiero y todo impacta en el mercado y en las decisiones de venta de los productores.

Por ejemplo, ¿qué agricultor tomará la decisión de venta de su cosecha si el valor del dólar sufre un aumento del uno por ciento diario? Esa volatilidad del tipo de cambio es consecuencia de la incertidumbre que el propio Gobierno genera entre los operadores financieros.

En este plano del análisis, la incertidumbre que provocó el rumor acerca de un cambio en la forma de aplicar las retenciones generó fuertes cambios en el mercado. Y en la mayoría de los casos, estas modificaciones siempre terminan perjudicando a los productores. Es que toda nueva medida de cambio en la reglas de juego y del sistema de recaudación, vía retenciones a las exportaciones, se termina reflejando en los precios futuros.

A partir de este momento, tanto el productor como el sector exportador tienen ahora un nuevo factor de incertidumbre que pesa sobre el mercado y la tendencia de los precios futuros.

Consecuencias

El primer impacto del rumor de esta medida ha sido una baja generalizada en todos los precios futuros del trigo, maíz y soja de la nueva cosecha 2020, cuando se supone entraría en vigencia.

El productor no tuvo ni tiempo de reaccionar, ya que está enfocado en las labores de cosecha de soja de maíz. Y además, los trabajos de siembra de los cultivos de cosecha gruesa comienzan recién en agosto, con la siembra de los maíces tempranos.

Las bajas fueron considerables y su recuperación dependerá de cómo se va diluyendo el rumor conforme pase el tiempo; o por el contrario se tengan certezas de su real aplicación.

En todo este río revuelto la soja fue la mas perjudicada. Desde principios de abril, el disponible perdió 11 dólares por tonelada: pasó de 223 a 212 dólares. Mientras que la soja mayo 2020 sufrió pérdidas mucho mayores con una caída de 15 dólares o su equivalente de seis por ciento: de 245 a 230 dólares.

En el caso del trigo, el disponible siguió su tendencia alcista con subas de nueve dólares por tonelada y volvió a acariciar los 200 dólares. Esos muestra que el trigo juego un partido aparte.

En cambio, el trigo enero 2020 bajó nueve dólares. Cerró a 161 dólares, como consecuencia de la incertidumbre generada por el rumor. El maíz se está salvando en el mercado disponible por la cantidad de vapores que hay a la carga, mientras que la nueva cosecha no se escapó del efecto de la versión: bajas de siete dólares por tonelada y un precio de referencia de 138 dólares para abril 2020.

Este es un claro ejemplo de cuando un rumor se transforma en un factor de mercado de difícil pronóstico y más en un año electoral en el que no se sabe quién gobernará la Argentina por los próximos cuatro años. Mientras tanto es el productor quien termina pagando el costo de la mala praxis y la incertidumbre que ella genera, instalada en forma gratuita en el mercado.

Lic Pablo Adreani

Agripac