× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
La hamburguesa vegetal que "sangra"
21.05.2019 | 07:16

El éxito de la hamburguesa vegetal “Impossible Whopper” ha sido tan notable que Burger King planea ponerla a la venta a la brevedad en sus siete mil locales de Estados Unidos. Esta hamburguesa hecha con vegetales, “sabe, huele y sangra” como si fuera de carne vacuna, gracias a una molécula llamada “heme”, que está en los músculos de los animales, pero también se encuentra en las raíces de la soja.

La hamburguesa vegetal apunta a “consumidores de carne que buscan un mayor equilibrio en la dieta”. Hasta ahora, los consumidores no le han encontrado a la Whopper vegetal diferencias con la hamburguesa clásica de carne vacuna, y en algunos paneles de degustación, han sido preferidas –por poca diferencia– a la hamburguesa de vacuno. Las observaciones negativas hasta ahora son muy pocas, como por ejemplo “que tiene un sabor metálico”. Una incógnita es si la hamburguesa vegetal proporciona una “saciedad” similar a la de la carne vacuna.

Según un artículo recientemente publicado por la CNN, el mercado mundial de sustitutos de la carne está previsto que crezca de los 4.600 millones de dólares en 2018 a los 6.400 millones de dólares en 2023, según la consultora Markets and Markets. Pero Beyond Meats, el principal competidor de Impossible Foods, sostiene que sólo en Estados Unidos el mercado de “la carne a base de plantas” alcanzaría los 35 mil millones de dólares en 10 años.

Carne australiana

El analista australiano Simon Quilty se pregunta ¿por qué la carne vacuna de los Estados Unidos está desplazando a la de Australia en los mercados de Japón y Corea del Sur? Primero, Quilty destaca que la carne australiana se vende en promedio 43 por ciento más cara que la de Brasil y un 103 por ciento más cara que la carne de búfalo de la India, cuando esas diferencias hace un año eran de 37 y 90 por ciento respectivamente.

Con respecto a la competencia con Estados Unidos, el analista observa que el valor FOB de la carne estadounidense hace un año superaba siete por ciento al FOB australiano y ahora lo supera 13,5 por ciento. En Japón, los cortes estadounidenses sufrieron un aumento en la tarifa de importación y Quilty destaca que ese incremento fue trasladado enteramente a los consumidores japoneses, que pagaron “gustosos” el aumento, en un contexto de volúmenes demandados en aumento. Hace tres años, la carne australiana en Japón (CIF) se pagaba con un premio del 1,2 por ciento con respecto a la de origen estadounidense, y hoy esa diferencia ha cambiado a un descuento de 13 por ciento.

Lic Ignacio Iriarte

Analista ganadero