× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Calidad para cada mercado, el desafío del trigo
03.07.2019 | 07:20

Desde hace un tiempo atrás, la Cámara Arbitral viene ofreciendo un servicio a los productores para que puedan medir los parámetros, tanto en semilla como en suelos, previo a la siembra, con el objetivo de obtener una buena calidad.

Quisimos reforzar esta prestación teniendo en cuenta que los requerimientos de eficiencia son cada vez mayores.

Por eso salimos con esta especie de promoción en donde ofrecemos un análisis de suelo, el cual incluye la determinación del fosforo, ph, materia orgánica y nitrógeno. Todo en un combo con un precio bastante accesible para que los productores antes de realizar la siembra conozcan cuales son los parámetros, y en base a ello puedan planificar mejor cual va a ser el esquema de fertilización de esos suelos.

A su vez, también pensando en las semillas, junto con esta promoción para los suelos se ofrece un combo para semillas, el cual contempla la determinación de pureza físico-botánica, poder germinativo, energía germinativa y el peso de 1000 semillas.

Todo esto siempre pensando en que el productor conozca qué es lo que tiene, tanto a nivel del suelo como a nivel de semillas, y a partir de ahí pueda tomar mejores decisiones para la siembra.

Obviamente el clima siempre va a estar jugando alguna pasada, pero dentro de los parámetros que hoy se pueden manejar el productor pueda conocer cuáles son los valores y en base a eso pueda tomar las mejores decisiones.

En una campaña, por lo menos por el área de siembra, que se prevé como record, todo esto va a impactar. Siempre es importante poder manejar la calidad de los productos.

Todas las perspectivas hablan de una continuidad en el crecimiento del área sembrada y si el clima es el adecuado, tal vez tengamos un nuevo record productivo. Todo esto va a traer aparejado, específicamente para el trigo, la cuestión de la calidad.

Recientemente estuvo el Congreso TrigAR 2019, realizado en Córdoba, en donde lo que se buscó hacer fue mostrarles a los compradores del resto del mundo nuestro producto, teniendo en cuenta que ahora vamos a estar manejando una cosecha del orden del 20 o 21 millones de toneladas. Con lo cual, no vamos a colocar todo en nuestro principal comprador, Brasil, porque obviamente los valores van a ser muchos mayores, entonces vamos a tener que estar mirando otros destinos para poder colocar esta mercadería.

Obviamente que esos otros compradores traen sus requisitos de calidad. Algo que quedó planteado en dicho congreso fue que no existe una única calidad, lo que sí existen son diferentes usos y en cada uno de esos usos hay distintas calidades.

Entonces, quizás apuntar a una sola fórmula o definición de calidad para el trigo tal vez no sea conveniente, sino que hay que estar pensando mucho más en cuales son los requerimientos de la demanda y, en base a eso, ir pensando en qué tipo de trigos vamos a estar sembrando.

Cada mercado tiene un requerimiento de calidad y hacia eso vamos a tener que ir apuntando.

Obviamente va a seguir estando Brasil con los requerimientos habituales de alta proteína y alta calidad panadera. Después, tal vez encontremos en mercados del sudoeste asiático otros requerimientos o mercados de Latinoamérica donde buscan el trigo para hacer galletitas y el requerimiento es otro.

Hay que interiorizarse acerca de los requerimientos de esas posibles demandas y, en base a eso, hacer las selecciones más ajustadas en cuanto a las calidades de las semillas.

Ojalá haya más definiciones en cuanto a la Ley de Semillas para que esto permita que los criaderos puedan ofrecer más variedad de la que están ofreciendo y más ajustados a estos requerimientos de la demanda.

Me parece que si sigue este crecimiento de la producción, y consecuentemente de las exportaciones, vamos a tener que pensar mucho más claro cuáles son los requerimientos de esa demanda y a partir de ahí empezar a producir.

Para Mañana de Campo