× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
El año de la carne
06.08.2019 | 07:25

Venimos con un año excelente para las carnes, se viene dando lo que decía desde hace un tiempo largo, la oferta está siendo superada por la demanda y esto genera tensión en los precios.

Me preocupa porque tenemos que cuidar los precios de nuestro mercado interno, que es nuestro principal mercado. Hoy el mercado interno se está llevando el 76% de la producción de carne Argentina y antes se llevaba el 80%.

Entramos en la fase que menos me gustaba, que es la estabilidad del rodeo. Lo que necesitamos es un rodeo que siga creciendo, volver a estar cerca de las 60 millones de cabezas, lo que nos permitiría mantener muy abastecido a nuestro mercado interno a precios razonables y aparte, aprovechar todas las oportunidades comerciales que hay en el mundo.

A diferencia de otras épocas, la ganadería Argentina está mucho mejor parada. Nos hemos afianzado mucho en zonas de alta aptitud ganadera y mediana o baja aptitud agrícola. Ni hablar en zonas de alta aptitud agrícola, en donde la ganadería pelea palo a palo, como es la zona de Villarino Sur. 

De alguna manera, ante ese faltante de novillo y vaquillonas que vemos, también la vaca gorda se ha metido en el mostrador y además mucha va a China. Pero, cuando miramos en términos absolutos la cantidad de vientres que quedaron en Argentina, nos encontramos con que la cantidad de vacas no se movió, estamos en una fase de estabilidad. Por eso digo que el rodeo está estabilizado.

Lo que tenemos que ver es qué nivel de relación vaca-ternero alcanzamos, y si nos aproximamos a lo que es la pampa húmeda o nos quedamos con lo del norte donde deberíamos llegar a un 75% de destete.

Entonces, cuando observamos esto también comenzamos a mirar en términos absolutos la tasa de extracción, y este número casi no se modificó en las hembras. Están quedando más terneras que se están recriando y que probablemente tengan un doble propósito, rodeo o futuras madres.

No veo como un problema lo que está sucediendo con la vaca, sí veo que la tasa de extracción de los machos es muy alta. Hay animales que se faenan en el mismo año que nacen. Hay muy pocos machos que van a faena, entonces la tasa de faena de hembras en proporciones absolutas crece y genera alteraciones en las proporciones relativas.

Lo que no tenemos que perder de vista es que no debemos bajar de los 23 millones de vacas y que esas vacas no nos den un ternero cada dos vacas, sino que nos den 1,6 o 1,7 terneros cada dos vacas.

En esta vorágine que se está viviendo durante este año pareciera que quedaron atrás algunos temas sobre el nuevo tipo de clasificación de faena con reconocimiento a la calidad. En ese sentido, hay muchas plantas que están empezando a hacerlo, pero muchas otras que no lo hacen y muchas de ellas son las plantas de consumo interno.

Estas últimas se siguen basando en el animal en pie y negocian de esta manera. En algún momento van a tener que empezar a darse cuenta que si no cambian no van a existir. Hay muchas plantas de consumo interno que están invirtiendo pensando en terceros países para poder integrar mejor sus cortes.

Esto lleva a cambiar el pensamiento de los propietarios. Todavía falta un largo camino por recorrer y debemos llevarlo adelante.

También tenemos una deuda con los criadores porque la están pasando mal. Acá tiene que estar el Estado con un rol activo, con tasas de interés más bajas o que favorezcan al criador con algún tipo de extensión impositiva para aquellos que sobrepasen sus límites o sus líneas de base. Es decir, que tengan un beneficio que lo impulse a involucrarse más en la cría. Hoy por hoy el criador está muy castigado.

Por Dr. Jorge Torelli, Vicepresiente del IPCVA, director del Frigorífico Mattievich

Para Mañanas de Campo - Infosudoeste