× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Al maíz argentino ya se le terminó su mejor momento
06.08.2019 | 07:35

La tendencia firme que venía mostrando el maíz disponible, por el que se llegó a pagar en el mercado durante la tercera semana de junio 170 dólares la tonelada ( 7.300 pesos), parece haber llegado a su fin. Hoy, el disponible cotiza a 144 dólares o 6.300 pesos, con lo que acumula una baja de 26 dólares: 15 por ciento en dólares.

Esta situación la advertíamos en esta misma columna del 27 de junio: “Mientras tanto los mercados de maíz y soja en Argentina corren por caminos separados. El maíz influenciado por la firme demanda de los exportadores, con más de 90 vapores en los puertos de Up river, entre cargando, a la carga, en rada y nominados, durante los próximos 40 días, por un total de 2,7 millones de toneladas. La firmeza continuará hasta que los vapores sigan necesitando maíz físico y disponible, salvo algún desastre adicional en la producción de maíz estadounidense”.

En la realidad, el mercado se comportó de acuerdo a nuestro análisis, la firmeza del maíz disponible se fue diluyendo en la medida en que los vapores iban cargando y se reducían el listado de barcos en espera. En el último line up (listado) de barcos para cargar maíz se totalizaban 60 vapores por un volumen de embarque de 1,9 millones de toneladas. Quiere decir que en el último mes “se fueron” 30 barcos por un total de algo más de un millón de toneladas. El mercado se descomprimió y la demanda por maíz disponible “entrega ya” se fue diluyendo. Eso le quitó presión de demanda, lo que provocó la baja de precios descripta en párrafos anteriores.

Sin embargo, hay en poder de productores sin vender ocho millones de toneladas, si tenemos en cuenta la oferta de maíz para exportación y tomamos las cifras del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda), que proyecta un saldo exportable de maíz argentino de 34 millones de toneladas a partir de una producción de 49 millones.

Estos ocho millones de toneladas que faltan vender, el productor las debería ir vendiendo durante los próximos seis meses, y este es el principal factor bajista interno que tiene el mercado del cereal en nuestro país. El riesgo adicional del mercado es ahora la presión bajista que está provocando en el balance mundial la oferta de maíz proveniente de la llamada “zafrinhia”, responsable del 80 por ciento de las exportaciones de maíz brasileño. El maíz argentino ya no está solo en el mundo, pues a la oferta de maíz de Brasil hay que adicionar la oferta del maíz estadounidense, que ingresa al mercado mundial a partir de mediados de septiembre. En esta campaña, ese ingreso será más tardío debido al atraso de las siembras en ese país por las excesivas lluvias en presiembra.

En el último mes, los productores vendieron maíz disponible por un volumen total de dos millones de toneladas, y quedan todavía cerca de 15 millones de toneladas sin vender entre la oferta de maíz para exportación y la oferta de maíz para el mercado interno doméstico. Podemos estar ante un nuevo escenario de “historia de la baja anunciada”. Lo que podemos ver ahora es una baja técnica por sobre oferta de maíz disponible y con los astros alineados a la baja, entrando en sintonía fina. La tendencia del mercado mundial de maíz va a depender de la agresividad comercial de Brasil y la confirmación real de la cosecha del grano en Estados Unidos.

El productor tuvo en sus manos un maíz de 170 dólares y muchos no lo supieron, o no lo quisieron, aprovechar. Como analistas de mercado a veces nos da la sensación de que hay que ser más psicólogos que analistas para entender la actitud de los productores. Será que a los productores no les gusta ganar tanta plata, si consideramos que un rinde piso de 10 toneladas con un precio de venta de 170 dólares en su momento, dispara un ingreso bruto de 1.700 dólares por hectárea. Y si el rinde fuera de 12.000 kilos, muchos productores este año han llegado a estos rindes y algunos mucho más, entonces el ingreso bruto llega a 2.040 dólares por hectárea. Reitero mi duda: no será que el productor tiene miedo a ganar tanta plata.

Lic Pablo Adreani

Analista del mercado de granos