× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Pasturas, interrogantes para un buen manejo
10.09.2019 | 06:19

Estamos en una etapa difícil a la hora de la toma de decisiones, por eso yo revalorizo el rol de las personas en el sistema y siempre planteo las cosas desde esa perspectiva. Hay muchas herramientas que tenemos a nuestro alcance a la hora de tomar decisiones y esto es buenísimo. (*) Por Paulo Recavarren

Nos falta trabajar para ajustarlas o adaptarlas a nuestro sistema. Valoro mucho el aprendizaje que vamos teniendo todos cuando empezamos a trabajar en sistemas pastoriles y sobre todo cuando queremos avanzar un pasito más en la intensificación de estos sistemas.

Son todas preguntas, ¿Qué es lo que nos pasa? ¿Cuándo entro? ¿Cuándo salgo?, que me parecen que están buenas porque es una manera de ir creciendo día a día. Esto abarca a todos los recursos humanos, desde el que define las cosas o planifica, hasta el ejecutor de las ideas del resto.

¿Cuándo entro? ¿Cuándo salgo? son las preguntas claves porque de eso dependerá el futuro de una planta. Son los dos momentos más importantes y muchas veces no nos tomamos el tiempo para definir ese tipo de cosas.

Tenemos que tener en cuenta en el futuro de la pastura su vida útil y la calidad del forraje que le vamos a ir aportando a los animales. En ese sentido, si entramos con un pasto pasado más de una vez, el resultado final es pastura con mata, suelos desnudos y además, cada vez que entro a pastorear, el animal va a ganar menos peso porque le estamos entregando un forraje de menor calidad. 

En tanto, saber cuándo salgo nos va a asegurar dos cuestiones; la primera es volver a pastorear lo más rápido posible, si hacemos bien las cosas, y la segunda, desde el punto de vista de la planta y la longevidad de la pastura, no matar raíces.

Trabajamos con plantas que, salvo la alfalfa, ninguna tiene la posibilidad de guardar reservas. Entonces, la vida de la planta depende de que le dejemos hojas verdes para volver a rebrotar, captar luz, aire y para poner en marcha el movimiento.

En cuanto a cómo saber el peso, todo es cuestión de práctica. Hay distintas maneras, la tecnología nueva nos ayuda mucho porque nos da información de índice verde, nosotros tenemos que decodificar en ese color verde, rojo, naranja, cuantos kilos de pastos en realidad hay.

Esto por un lado, por el otro, la otra manera de comprobarlo es con el tiempo, pero aquí debemos estar atentos y registrar todo.

No necesariamente tenemos que medir pastos todo el tiempo, la realidad es que la gente actúa por experiencias anteriores. Esta bueno medir el pasto cada tanto para calibrar el ojo.

En definitiva, el objetivo de todo son la máxima productividad, mayor cantidad de forraje y de calidad.

Todo esto es compatible. Nosotros ya llevamos dos carteras de proyectos (de 4 a 6 años) trabajando en este tema. En la primera salimos a proponer lo que decía la academia y lo llevamos al campo de productores, lo probamos, funcionó y lo pudimos mantener en el tiempo.

Por otra parte, empezamos a ver para la segunda cartera qué impacto ambiental tenía lo que nosotros estábamos diciendo que había que hacer. Entonces, estamos muy tranquilos en ese sentido porque lo que estamos proponiendo funciona.

El sistema es más eficiente en la utilización de varios recursos como el agua, el nitrógeno, y además es amigable con el ambiente y, sobre todo, con el bienestar animal.

El mensaje es este. Estamos proponiendo algo que en la zona nuestra funciona y no es complicado. Estamos invitándolos a intensificar, pero le estamos dando una herramienta práctica que no tiene cosas nocivas.

(*) Ing Paulo Recavarren - Inta Olavarria - Extensión Inta Balcarce - 

Septimas Jornadas Ganaderas de Aprovis

Para Infosudoeste