× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Maíz: incertidumbres a la siembra
02.10.2019 | 06:35

Algunos productores ya han decidido su esquema de producción y rotación de los cultivos de verano; muchos otros todavía no lo han decidido, e incluso han cambiado últimamente sus planteos productivos.

Antes de las elecciones primarias (Paso) había una gran motivación para aumentar la superficie con maíz, en función del excelente resultado productivo y económico que los productores lograron en esta última campaña.

La combinación de rindes récord en los maíces de siembra normal y principalmente en los tardíos y de segunda, junto a precios de mercado que llegaron a superar los 150 dólares por tonelada en el disponible, ha sido el combo ideal para obtener ingresos netos por hectárea muy por arriba de la media de los últimos 5 años.

Ante este escenario se esperaba un fuerte aumento de la superficie de siembra. Sin embargo, luego del resultado de las Paso el productor enfrió su entusiasmo y hasta incluso se proyecta ahora una disminución en la superficie de siembra global de maíz 2019/20.

Apoyo mundial

El riesgo de un aumento en las retenciones, a partir de la asunción del próximo gobierno, influyó en el cambio de la decisión de siembra del productor.

En mi función de analista me permito poner un poco de paños fríos y tratar de colaborar o ayudar de alguna manera en el razonamiento y decisión de siembra de los productores; siempre manteniendo una alta dosis de objetividad.

Veamos qué nos dice el análisis de oferta y demanda mundial; hay que partir de la base de que el mercado maicero muestra una estructura muy sólida y con fundamentos alcistas para el corto a mediano plazo, de aquí a la cosecha 2020.

En primer lugar, el consumo mundial de maíz aumenta por quinto año consecutivo y llega al récord de 1.128 millones de toneladas.

Las existencias finales mundiales caen 23 y 33 millones de toneladas con respecto a la campaña 2018 y 2017 respectivamente. Los estadounidenses mantienen sus exportaciones de maíz en el mismo nivel, pero a expensas de una caída en sus existencias finales.

El segundo lugar en el ranking de exportadores a nivel mundial se lo disputan Brasil y Argentina, con grandes chances de que nuestro país pueda recuperar el segundo puesto de una década perdida.

Alternativas

En el caso del maíz en el plano doméstico, para evaluar mejor la decisión de siembra, hay que tener en cuenta alguno de los siguientes factores. En primer lugar debemos saber en qué zonas vamos a producir maíz y cuál es el rinde estimado o proyectado. Un maíz sembrado en Venado Tuerto, a 180 kilómetros del puerto y con un rinde piso de 120 quintales por hectárea es sin lugar a dudas un excelente negocio.

Un maíz sembrado en la zona de Río Cuarto con un rinde promedio de 100 quintales por hectárea, el productor tendrá la posibilidad de poder venderlo a las empresas productoras de etanol a partir de maíz: Bio 4, ACA Bio o Promaiz. Y en este caso también puede ser un excelente negocio, si lo comparamos con lo errático que ha sido el mercado de soja en esta campaña.

La otra gran ventaja que tiene el maíz es la mayor cantidad de focos de demanda alternativa, en distintos puntos del país. Una ventaja que la soja no dispone y que sólo tiene al mercado sobre los puertos de up river, donde están localizadas 90 por ciento de las fábricas de aceite.

Con esto queremos decir que no hay que generalizar frases como “no siembro maíz por miedo a que vuelvan a aumentar las retenciones”. Ya que en el supuesto que ello suceda será para varios productos y no sólo para el maíz. Ergo, el riesgo lo tienen todos los cultivos de verano.

La cuestión es evaluar qué cultivo tiene el menor riesgo de perjuicio en el caso que ello suceda.

Lic Pablo Adreani

Para Agrovoz