× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
En el cielo se hablará de trigo
31.10.2019 | 10:48

"Qué hacés pibe?" Era su saludo habitual. Siempre sonriente, con sus dificultades a cuestas, los últimos encuentros con Rubén Miranda, dejaban claro que su cuerpo no acompañaba su entusiasmo. "Yo ya estoy en retirada", me repetía continuamente cada vez que lo llamaba para concertar una nota, un llamado o una asistencia al programa. 

En cada jornada de ACA, en las visitas al criadero, en los ensayos del Inta, siempre era la palabra autorizada para hablar de estado, de situación o de historia del cultivo de trigo, algo que llevará por siempre su sello. 

Programas especiales de "Mañanas de Campo" disfrutaron de su presencia y no habrá forma de extrañarlo. Simplemente quedará el "gracias por tanto" a un gran amigo, como el Ing Rubén Miranda.

Crónica por La Nueva

A la edad de 73 años, falleció hoy en nuestra ciudad el ingeniero agrónomo Rubén Miranda, quien durante 43 años trabajó como fitomejorador en el Criadero de Cereales que la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) posee en Cabildo.

La noticia sacudió al movimiento cooperativo argentino y repercutió en los centros de investigación de trigo, a los que estaba vinculado este destacado profesional.

Miranda se había retirado —hace un par de meses— de la actividad en el seno de ACA, tras haber sido, junto al ingeniero agrónomo Hans Aage Olsen, quien puso en marcha (en 1976) el establecimiento de investigación y desarrollo de variedades de trigo, del cual fue director.

Su vida como profesional transcurrió entre el Criadero de Cereales de ACA y la docencia en la Universidad Nacional del Sur, como profesor de la cátedra Mejoramiento Vegetal.

 Asimismo, representó a Coninagro en la Comisión Nacional del Semillas y recorrió el mundo intercambiando experiencias con muchos programas de mejoramiento genético de trigo.

Como fitomejorador, junto al equipo del Programa Trigo de ACA, fue creador de destacadas variedades de este cereal, que hicieron y siguen haciendo historia en el campo argentino, al desarrollar materiales con equilibrio en producción, calidad y sanidad.

Estaba casado con Teresa Zanetti, con quien tuvieron tres hijos: Maximiliano, Inés y Soledad y cuatro nietos, Trinidad, Catalina, Juan Marcos y Félix.

Sin dudas, en el ambiente se despide a un brillante profesional y a una excelente persona, que deja un legado imborrable en todos los ámbitos donde se desempeñó. Sus restos son velados en Bonacorsi y recibirán sepultura mañana, jueves, a las 12 en Parque de Paz.