× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Ganadería Regenerativa
15.05.2020 | 07:01

La ganadería regenerativa consiste en un modelo de producción que apunta a imitar la naturaleza para producir más con menos, siendo el objetivo la generación de renta, así como de capital biológico y social. Según explicó los requerimientos en insumos externos de estos modelos son bajos e incluso nulos.

Pablo Borelli lidera el proyecto de Ganadería Regenerativa OVIS 21, y en su paso por el ciclo de conferencias #AapresidEnCasa explicó que “los productos generados bajo modelos regenerativos se diferencian con denominaciones de tipo “grassfed beef” (o carne a base de pasto) o bienestar animal”. Así, los servicios ambientales generados pueden comercializarse en el mercado y capturar un valor diferencial.

La Ganadería Regenerativa se basa en distintos principios, entre ellos, el de promover el funcionamiento de la llamada “Bomba de C”. La Bomba de C emula justamente el funcionamiento de un sistema de bombeo. Tiene una primera fase de acumulación de biomasa aérea y radicular. Las raíces son el principal aporte de C al sistema. El pastoreo actúa reduciendo la parte aérea, activando así una segunda fase de redistribución y desagote de la “bomba” donde las raíces muertas promueven mecanismos de descomposición que transforman los residuos en C orgánico. La nueva fase de recarga se activa cuando la mayor disponibilidad de recursos promueve el nuevo crecimiento.

El manejo de los pulsos de pastoreo es fundamental para favorecer los ciclos de carga y descarga de la Bomba de C y mantener así el equilibrio del sistema. Debe evitarse tanto el sobrepastoreo como el sobre-descanso. Lo ideal son los descansos parciales y pastoreos continuos con baja carga. Esto es lo que asegura además la provisión de un forraje de óptima calidad y estable en el tiempo.

Además del manejo del pastoreo, los sistemas regenerativos exigen ciclos de planificación, monitoreo y control y replanificación que se retroalimentan de forma permanente. Los mismos se basan en el seguimiento de indicadores de mediano y largo plazo, medidos a frecuencias predeterminadas, como: cobertura del suelo con especies perennes, tasa de infiltración, biodiversidad, productividad primaria y C del suelo.

Fuente: Prensa Aapresid