× Inicio Agro Clima Hacienda Eventos Opinión Radio Agenda de Remates
Verdeos de invierno y el manejo de los desbalances
16.05.2020 | 08:24

La hipomagnesemia es un desorden metabólico que también puede prevenirse con el manejo que los desbalances entre energía, proteínas y minerales se producen en la época fría y de rebrote. Dicho desorden metabólico tiene mucho que ver con el manejo y la suplementación en un momento donde hay muchísimos rebrotes. Este desbalance de alguna manera hay que empezarlo a controlar.

“El tema de las bajas ganancias y la hipomagnesemia es recurrente a pesar de que uno ve el campo tan verde, con aparentemente buena disponibilidad y lindo forraje”, explicó Cecilia Inchausti, titular de Balanceados Crecer.

 

¿Cuáles son los factores que influyen en ese desorden?

-Ese desorden metabólico tiene varios factores que hacen que se predispongan y empiece a aparecer en esta época. Pensándolo un poco más desde el forraje, tiene que ver mucho con los bajos contenidos de magnesio, pero también con desbalances energéticos.

Por otra parte, la alta cantidad de proteína que tienen estos forrajes también aumenta el ph haciendo que baje la susceptibilidad del magnesio y la absorción. Otra competencia, sin meternos mucho en lo técnico, es que los pastos en rápido crecimiento tienen mayor contenido de potasio y, también, esto va en contra del aprovechamiento del magnesio.

Entonces, es fundamental en esta época, en los sistemas de cría, la suplementación con magnesio en estos tipos de pastos verdes.

A su vez, no hay que dejar de lado el agropiro porque también puede producir hipomagnesemia.

 

¿Cuál es la manera correcta de aplicar la suplementación?

-La suplementación debe ser por boca, solamente aconsejo el inyectable como terapéutico porque no se almacena. En mi caso particular me gustan los bloques o sales para suplementar. Cuando el problema está declarándose se está usando, como hace mucho tiempo, pellets para vehiculizar las sales.

Son precauciones que ya se conocen, entonces, empezando con antelación son sumamente prevenibles.

 

Sobre verdeos de invierno, ¿las bajas ganancias de peso arriba de los verdeos de invierno por qué se ocasionan?

-Lo podemos explicar desde el desbalance de altas proteínas, sobre todo el hidrogeno no proteico que se libera rápidamente en el rumen o de desde los bajos contenidos de carbohidratos como para captarlo. Pero quiero ir a lo que considero que es la primera causa de baja ganancia de peso sobre los verdeos de invierno y es la falta conciencia de la baja materia seca que tienen los verdeos en el primer pastoreo.

Esto hace que muchas veces erremos en la evaluación de la disponibilidad y las bajas ganancias de peso también sean por baja asignación forrajera. Hay que tener en cuenta que por debajo de los 1000 kilos de materia seca por hectárea se deprime la ganancia de peso. En particular, también es importante tenerlo en cuenta en animales chicos. 

La primera precaución es evaluar cuanta materia seca tenemos, y recordar que los primeros pastoreos pueden tener solo un 15% de materia seca. Por ende, el tema de la disponibilidad o la asignación forrajera es una de las primeras causas de baja ganancia de peso.

 

Debe existir una interacción negativa en la absorción del magnesio, con lo cual corregir con nitrógeno no proteico quizás no sea tan habitual, pero puede producir un desbalance. 

-Hay que estar muy atentos. Cuando a nosotros nos preocupa la ganancia de peso individual, no debemos deprimir la calidad total de la ración. Un consejo un poco viejo es poner rollos, sin importar de qué calidad, para no ver a los animales un poco chorreados y ahí hay que recordar que ese chorreo es agua que se pierde.

Por eso hay que tener cuidado con deprimir la calidad total. O sea, viene bien algo de silaje, mejor si tiene granos, porque el problema con los verdeos es que tienen un alto contenido de nitrógeno, pero un alto contenido de nitrógeno también como nitrógeno no proteico, entonces se libera rápidamente a nivel de rumen, más aún si es fertilizado.

La liberación del amonio aumenta el ph en el rumen. En tanto, el ph alto, lo que hace respecto al magnesio, es bajar la solubilidad y la absorción, provocando otra interacción negativa.

 

Otro momento complicado, tanto en el sudoeste como el sudeste, es cuando llegamos a septiembre y se dan los rebrotes de los agropiros donde normalmente se dan casos de hipomagnesemia.

-Hay que tener presente al agropiro porque es muy tetanizante. Nosotros tenemos un alimento que se llama engorde de verdeo que hace más de 20 años que lo hacemos y son de los clásicos de Crecer.

El suplemento pasto seco y el engorde de verdeo fueron de los primeros alimentos que hicimos.

 

En muchos campos de la zona se está usando la vicia, ¿qué experiencia tenes al respecto?

-A mi me gusta mucho el pastoreo de vicia. En ese sentido, lo prefiero combinado antes que puro. En general lo que permite es sostener la ganancia mucho tiempo y no tener este problema de desbalances.

En tanto, si bien el crecimiento es rápido, no es tan explosivo. En esta época, donde tenemos mayoría de días nublados, todos los forrajes son potencialmente peligrosos.

 

¿Cuál es el mensaje final para aquellos que apunten a los verdeos de invierno?

-Tenemos que estar atentos, evaluar la cantidad de materia seca que tenemos y después ver como potenciar. El uso tiene un alto costo y hay unas muchas herramientas que nos pueden permitir ajustar verdaderamente la carga y tener unos buenos planteos productivos combinando el uso de silaje con grano o combinándolo con suplementaciones. Pero tenemos que tener siempre presente lo que tenemos que hacer con los costos de producción de forraje y estar siempre atentos a maximizar la utilización de ellos. 

Mañanas de Campo